Tecnología
Puede que cometas algunos descuidos que pongan en peligro tu seguridad en internet.
Alicia Rivera
Vivimos permanentemente conectados a internet. Ya sea desde nuestros teléfonos móviles, ordenadores o tabletas, pasamos gran parte del día navegando entre webs y aplicaciones. Esta conexión constante implica también que mucha de nuestra información personal pasa a formar parte de la red, en la llamada huella digital, a menudo sin que seamos del todo conscientes de ello.
Cuando hablamos de ciberseguridad, es habitual poner el foco en estafas y fraudes habituales de la tecnología, como puede ser el phishing. Pero lo cierto es que hay hábitos que parecen inofensivos, que realizamos a diario y que ponen en peligro nuestra seguridad en la red. Para proteger al máximo tus datos y salvaguardar tu información, debes conocerlos a fin de dejar de cometer estos errores.
Es la práctica más común cuando estamos más que habituados al uso de internet a diario. Aceptamos cookies de páginas web, los términos y condiciones de webs, plataformas y aplicaciones, concedemos accesos sin pensarlo y a veces incluso consentimos que una app nos rastree. Lo hacemos de forma automática creyendo que es algo inofensivo, pero no lo es en absoluto. Sin saberlo, puedes estar dando permiso a una página web o aplicación para acceder a información personal que pone en peligro tu seguridad.
De ahora en adelante, procura leer bien todas las condiciones antes de darle al llamativo botón de aceptar y revisa los permisos concedidos a todas las apps de tu smartphone.
Una app de moda para compras de segunda mano, la web viral que realiza montajes fotográficos, el enlace adjunto que recibes en un SMS… mucho cuidado al acceder a cualquier plataforma sin saber si es verdaderamente segura. Lee bien las descripciones de las apps antes de descargarlas y asegúrate de que las webs usan la dirección ‘https’ para verificar su seguridad.
Otro error recurrente al que sucumbimos una y otra vez. Recibes un documento por una aplicación de mensajería o correo electrónico y lo descargas sin pensártelo dos veces. Mucho cuidado, porque podrías estar descargándote un malware que infecte tu dispositivo o te robe información. Comprueba siempre la fiabilidad de los remitentes y su contenido.
Has de saber que las actualizaciones de las aplicaciones y los sistemas operativos no solo introducen novedades, sino que a menudo también atajan vulnerabilidades de seguridad. Mantenlas constantemente actualizadas para no correr riesgos.
No menosprecies el poder de una contraseña segura. Bloquea todos tus dispositivos con claves de acceso, activa la verificación en dos pasos siempre que sea posible y crea contraseñas difíciles de averiguar. También es conveniente que no uses la misma contraseña en diferentes perfiles o plataformas. Asimismo, no te crees un perfil o te registres en una web o app sin saber a ciencia cierta que es fiable.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here