Economía
En un mercado tan complejo como el de la renta fija, es imprescindible contar con una gestión activa y profesional 
PAULA CASTRO
Toda inversión se hace con el objetivo de obtener un rendimiento, pero cómo sacar el máximo partido a nuestro dinero en un escenario como el actual, que en los últimos tiempos ha estado marcado inevitablemente por cierta sensación de volatilidad o, cuanto menos, de incertidumbre. En primer lugar, antes de determinar dónde se encuentran verdaderamente los mejores caladeros de inversión para esta segunda mitad del año que justo acabamos de iniciar, debemos tener en cuenta cuáles son los factores que determinan la actual situación.
En el mundo de los inversionistas, se considera una regla prácticamente inmutable: cuando los tipos de interés se muestran especialmente altos, resulta muy interesante invertir en rentas fijas, que, tradicionalmente, suelen ser mucho menos volátiles. Como es sabido, algunos factores han propiciado una aceleración de las subidas de los tipos que, a su vez, han provocado, como reacción, la lucha denodada del BCE por asegurar la estabilidad monetaria. Todo esto se ha reflejado en unas gráficas de rentabilidad disparadas en las inversiones en renta fija.
El Sabadell Capital Extra 1 es el primer fondo garantizado de rendimiento variable de Banco Sabadell 
Aunque la inflación ya está remitiendo a escala global y son muchos los que empiezan a afirmar que el ciclo alcista de los tipos podría estabilizarse hacia septiembre, lo cierto es que las circunstancias siguen haciendo tremendamente atractivo este tipo de inversiones. En nuestro país, vemos también cierta desaceleración, lo que no impide que continúe habiendo unos niveles elevados de inflación. Al mismo tiempo, comprobamos cómo las medidas adoptadas por los principales bancos centrales están provocando un efecto de contención en el crecimiento de los precios, a diferencia de lo que ocurrió en 2022.
En cualquier caso, las bajadas no parecen inminentes. De hecho, a partir del 21 de junio el BCE ha incrementado los tipos en 25 puntos básicos, situando los correspondientes a las operaciones principales de financiación en un 4%; los relativos a la facilidad marginal de crédito en un 4,25%; y los de facilidad de depósito en un 3,50%. En el momento de escribir estas líneas, el Euribor a 12 meses se sitúa en el 4,147% y el bono español a 10 años renta a un 3,27% anual, lo que permite inferir que, aunque podría haber un techo para la inflación, los activos más defensivos continúan siendo una buena opción de inversión.
Sin embargo, la presencia de tipos de interés cercanos a los máximos no debe hacer que nos confiemos en exceso. En un mercado tan complejo como el de la renta fija, es imprescindible contar con una gestión activa y profesional. Banco Sabadell, con el apoyo de la empresa de gestión de activos Amundi, cuenta con una amplia oferta de fondos de inversión pensados para aprovechar las oportunidades que ofrecen hoy los tipos de interés.
Entre las diversas alternativas, destacan los fondos con una fecha de vencimiento definida (o target date), para los que el grupo Amundi dispone de equipos especializados en el mundo de la renta fija privada. A lo largo de 2023, ya se han lanzado dos fondos de la gama Amundi Buy & Watch, a los que seguirán próximamente otros nuevos centrados en el mundo de la renta fija privada de alta calidad crediticia (el Amundi Buy & Watch 06/2028, que invierte mayoritariamente en bonos de grado de inversión o investment grade), así como oportunidades temáticas como las de emisores que favorecen el proceso de transición energética.
Los perfiles más conservadores pueden optar por fondos target date con una inversión mayoritaria en deuda pública 
Este Fondo de Renta Fija con una fecha objetivo de finalización, el 30 de junio de 2028, busca lograr una rentabilidad atractiva mediante la generación de rentas periódicas (con un cupón anual del 3%), y con la recuperación de la inversión inicial al vencimiento (no garantizada), invirtiendo principalmente en una cartera diversificada de deuda corporativa. La inversión se centra en bonos con calidad de grado de inversión, pudiendo llegar hasta un máximo del 20% en títulos de alto rendimiento (o High Yield).
Este producto cuenta con un nivel de riesgo 2 (sobre 7) y una calificación media BBB (que indica que el riesgo es bajo y la capacidad del emisor para cumplir con sus obligaciones es la adecuada), según el promedio de las calificaciones disponibles de las agencias Standard & Poor’s y Fitch. La selección de los activos se basa en tres aspectos fundamentales: seleccionar deuda corporativa a través de un exhaustivo análisis, evitar impagos y mitigar el riesgo de recortes en calidad crediticia. Para protegerse frente a posibles impagos, se cuenta con un margen de protección (buffer) del 0,40% anual. En el hipotético caso de no utilizarse, los clientes lo recibirían adicionalmente al vencimiento. 
Las alternativas de fondos monetarios como el Sabadell Rendimiento permiten aprovechar los elevados tipos de interés que ofrecen los activos del mercado monetario
Los que no son aliados del riesgo pueden optar por fondos target date con una inversión mayoritaria en deuda pública de la Unión Europea, que ofrecen algo menos de rentabilidad, pero que tienen un riesgo aún menor. Asimismo, para gestionar la liquidez, las alternativas de fondos monetarios como el Sabadell Rendimiento son una opción muy atractiva, ya que consiguen aprovecharse de los elevados tipos de interés que ofrecen los activos del mercado monetario.
Dentro de la renta fija más conservadora, también debemos destacar los fondos garantizados. Después del éxito del lanzamiento de fondos garantizados de rendimiento fijo, desde el último trimestre de 2022 hasta finales de abril de este año, con cuatro fondos que han acumulado cerca de 2.800 millones de euros, está previsto continuar con el lanzamiento de garantizados de rendimiento variable. Estos últimos, además de garantizar el 100% de la inversión inicial, ofrecen una rentabilidad inicial vinculada a la evolución de un subyacente.
En este apartado, Banco Sabadell inició, el 12 de junio, la comercialización de su primer fondo garantizado de rendimiento variable, el Sabadell Capital Extra 1. Se trata de un fondo a poco más de 2 años, en cuyo vencimiento permite que el cliente perciba el 100% de la inversión inicial más un cupón del 2% y el 50% de la revalorización media del STOXX Europa ESG Leaders Selct 30 (que es el índice que reúne a las 30 compañías europeas líderes en términos medioambientales, sociales y de gobernanza, basándose en indicadores ESG proporcionados por Sustainalytics). Como el resto de fondos garantizados, dispondrá de ventanas de liquidez trimestrales sin comisión de reembolso.
El equipo de profesionales encargados de analizar los mercados y la situación económica a la búsqueda de las mejores oportunidades y los más de 30 años de experiencia gestionando fondos convierten a Banco Sabadell en una opción idónea para invertir en fondos, sin riesgos innecesarios y buscando siempre la mayor rentabilidad posible –dentro de nuestro perfil inversor– para nuestro dinero.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here