Internacional
Daria Trépova, durante la vista judicial de este 25 de enero en el tribunal de San Petersburgo 
Gonzalo Aragonés
Moscú. Corresponsal
Un tribunal militar de San Petersburgo condenó este jueves a 27 años de cárcel a Daria Trépova, acusada de matar con una bomba el año pasado al conocido bloguero militar ruso Vladlén Tatarski, cuyo nombre real era Maxim Fomín.
Tatarski falleció el 2 de abril de 2023, durante un encuentro en su honor con sus seguidores en un café restaurante de San Petersburgo. Entre el público se encontraba Trépova, que le entregó como obsequio una estatuilla. Dentro había oculto un artefacto explosivo. Su estallido causó la muerte del bloguero y dejó 52 heridos. Según los artificieros, el ingenio casero tenía una potencia de unos 200 gramos de TNT.
Trépova, de 26 años, reconoció haber llevado la escultura al restaurante, pero negó conocer que había una bomba en su interior. Ella había entregado el presente de parte de un admirador del bloguero, aseguró. También admitió haber usado documentos falsos para llegar hasta él.
Uno de los organizadores del encuentro, Iván Sankov, dijo al tribunal que, al entregar el regalo, Trépova se presentó como Anastasía, una estudiante de la Academia de Arte, y aseguró que ella misma había hecho la estatuilla.
«No sabía quién era Vladlén Tatarski. Cuando le conocí personalmente, me pareció bondadoso y con sentido de humor. No le odiaba. No le deseaba la muerte», dijo ella el lunes pasado en su turno de última palabra. Vladlén Tatarski, que tenía 40 años, era uno de los blogueros militares más seguidos durante la actual intervención militar de Rusia en Ucrania.
La Fiscalía argumentó que la versión de la acusada no se ha confirmado. Dijo que la mujer llevó el dispositivo explosivo durante un periodo en situación de estado de guerra y que la explosión se activó de forma remota desde una tarjeta SIM de Estonia.
El fiscal también dijo durante el proceso que la acusada había recibido alrededor de 132.000 rublos (1.350 euros) en un monedero de criptomonedas, dinero que usó para preparar el asesinado de Tatarski. Compró billetes a San Petersburgo y Moscú, suvenirs y postales sobre la «operación militar especial», el nombre oficial con el que se denomina en Rusia la intervención militar en Ucrania.
El tribunal que la ha juzgado en los últimos meses la declaró culpable de atentado, tráfico ilegal de dispositivos explosivos y falsificación de documentos. Tendrá que pasar 27 años en una colonia penal de régimen estricto y, además, pagar una multa de 600.000 rublos (unos 6.100 euros).
El delito de terrorismo se castiga en Rusia con penas de entre 15 años y cadena perpetua. Según los medios locales, los 27 años de Trépova es el mayor castigo dictado nunca contra una mujer en Rusia.
En cuanto al organizador del atentado contra Tatarski, el centro de relaciones públicas del FSB señaló a los servicios especiales de Ucrania y a «sus agentes», entre ellos opositores rusos en el extranjero. Su principal sospechoso es un ciudadno ucraniano de nombre Yuri Denísov, quien habría entregado el artefacto a Trépova en Moscú a través de un servicio de mensajería y de un intermediario. Después del atentado, huyó de Rusia.
El tribunal también juzgó en la misma causa a un amigo de Trépova, Dimitri Kasíntsev, por ocultarla tras el atentado a sabiendas de que la policía la estaba buscando. Fue condenado a un año y nueve meses de cárcel por encubrimiento de un delito grave.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here