Economía
El alcalde de Barcelona , en el Palau de la Música, se comprometió ante los empresarios a relanzar la ciudad y devolver la confianza económica a los ciudadanos.
Enric Tintoré
Pese a los riesgos que presenta el año en curso, hay elementos positivos suficientes para tener un buen año económico. Esta es la opinión del consejero delegado (CEO) de Santander España, Ángel Rivera, compartida también por los participantes en el Foro Perspectivas Empresariales, celebrado esta semana en el Palau de la Música, con la asistencia de más de 1.500 empresarios, en colaboración con La Vanguardia.
En su intervención Ángel Rivera bautizó 2024 como el año de la “geoeconomía”, ya que la coyuntura está marcada por los conflictos bélicos en Ucrania y Oriente Medio, así como por varias elecciones, entre ellas en la primera economía del mundo, los Estados Unidos. Entre los factores positivos que permiten pensar que este puede ser un buen año para las empresas citó el buen balance que ha dejado 2023 tanto en beneficios empresariales como en creación de empleo, en la evolución de la demanda interna y en la buena recuperación del turismo, que es el primer sector económico del país.
De izquierda a derecha: Joaquim Uriach, presidente del Palau de la Música; Isabel Puig, directora de Coordinación Internacional de Santander España; Sónia Colomar. directora territorial de Banco Santander en Catalunya; Pere Guardiola, director general comercial y de expansión de Grupo Godó; Jaume Collboni, alcalde de Barcelona; Natalia Más, consellera de Economía de la Generalitat; Ángel Rvera, CEO de Santander España y Olga Abad, directora de Empresas e Instituciones de Santander España.
La probable bajada de los tipos de interés en verano es un elemento clave que puede ayudar a tener un buen año, así como el impulso que deben dar las inversiones procedentes de los fondos europeos. “Este año –afirmó- es clave para la correcta gestión de los fondos de inversión. Para ello es muy importante que funcione muy bien la colaboración público privada. Ha de haber una colaboración más estrecha entre las administraciones públicas y las empresas.
El Santander, en este sentido, está abierto a intensificar su colaboración con ambas partes”. Al respecto recordó que el Santander gestionó el 50% de todos los créditos ICO que se dieron en Catalunya durante el año pasado, lo que demuestra su vocación de estar al servicio a las empresas, para ser su socio, para ayudarlas en los momentos malos y para apoyarlas en los momentos buenos. “Tres de cada cuatro empresas catalanas – añadió- trabajan con el Santander. Es un banco con presencia en todo el mundo, pero con una vocación muy local, que le permite ofrecer a sus clientes todas sus capacidades, que son muchas”.
“Lo fundamental ante 2024 – concluyó- es que haya confianza e inversión para crecer y Catalunya, en este sentido, tiene grandes oportunidades, ya que hay mucho talento. Estoy convencido de que superaremos todos los desafíos que tenemos por delante este año”.
El alcalde de Barcelona, Jaume Collboni, tuvo también un mensaje de optimismo ante el futuro. Afirmó que su objetivo es relanzar la ciudad y devolver la confianza económica a los ciudadanos. “Me gustaría –dijoque la pequeña economía de la ciudad se contagie de la confianza y el optimismo de los que estamos al frente de la misma y de las instituciones económicas. El progreso, si no es compartido, no es progreso. Por eso no dejaremos nadie atrás”.
El alcalde destacó que Barcelona es una ciudad atractiva para el talento relacionado con la tecnología, la biotecnología y el uso intensivo del conocimiento. Además invierte en proyectos como la ampliación de Fira de Barcelona y en planeamientos urbanísticos en tres áreas de la ciudad como 22aNord, Bon PastorLa Sagrera y la Zona Franca-Marina Port Vermell, en dónde se ofrecerá un millón de metros cuadrados de techo económico. Barcelona, asimismo, es capaz de atraer grandes eventos internacionales. El último caso de éxito es la Copa América, pero habrá más. En 2025 Barcelona será la capital de la cultura latinoamericana y la capital mundial de la arquitectura. “Todo esto – dijo Jaume Collboni- lo hace una ciudad que confía y apuesta por el futuro. No sólo le avalan los buenos datos económicos sino que es la propia ciudad la que cree en sí misma”.
Natalia Mas, la consellera de Economía y Hacienda de la Generalitat, señaló que la economía catalana en 2023 ha crecido un 2,4%, muy por encima de lo que se había previsto, tres veces por encima de la media europea. Reconoció, sin embargo, que en 2024 habrá una cierta desaceleración, en línea con el debilitamiento de la economía internacional, aunque expresó su confianza en el impacto positivo que puede tener el previsto descenso de los tipos de interés este verano.
Isabel Puig, directora de Coordinación Internacional de Santander España; Josep Sánchez Llibre, presidente de Foment del Treball; Josep Santacreu, presidente de la Cambra de Comerç y Antoni Cañete, presidente de Pimec.
La política económica de la Generalitat, según explicó, se centrará en el fomento de la competitividad de los sectores tradicionales y, paralelamente, por la apuesta por los sectores tecnológicos de punta, como el diseño de semiconductores, la preproducción de chips, la tecnología cuántica, las terapias avanzadas en Ciencias de la Vida y el sector de las nuevas energías renovables, como el hidrógeno verde. Para todo ello tiene previsto dar un importante impulso a la inversión pública, a la que se destinará un 0,5% del PIB, a razón de 1.200 millones de euros anuales. “Nunca se había invertido tanto en Catalunya”, dijo.
En la misma línea el secretario general de Empresa y Competitividad de la Generalitat, Albert Castellanos, destacó que en Catalunya podemos ser optimistas porque existe un amplio tejido de buenas y sólidas empresas, que hacen posible haber logrado la tasa de paro más baja en los últimos quince años (8,5%) y haber exportado por valor de más de 100.000 millones de euros en 2023.
La directora de Coordinación Institucional de Santander España, Isabel Puig, que aportó los datos de una encuesta que señala que las empresas europeas empiezan 2024 con cierto optimismo, moderó un debate con los máximos representantes empresariales de Catalunya, que también coincidieron con esa opinión. El presidente de Foment del Treball, Josep Sánchez Llibre, destacó la gran potencia de la sociedad civil catalana. “No me cabe duda –dijo- que Catalunya volverá a estar a la cabeza de la economía española”.
Los empresarios, para ser competitivos, –dijo-, pedimos a los gobiernos que respeten a los empresarios y la función que desarrollan para la generación de riqueza, de empleo y para sostener el estado del bienestar. En Catalunya –en concreto, necesitamos un ecosistema fiscal competitivo con el resto de autonomías españolas y regiones europeas y, asimismo, que la Generalitat impulse ya de forma efectiva la ampliación del aeropuerto de Barcelona para poder estar conectados con todos continentes. No podemos perder esta oportunidad”.
El presidente de la Cambra de Comerç de Barcelona, Josep Santacreu, dijo que, pese a la confianza empresarial, este será un año de menor crecimiento. Destacó como factor positivo la previsión de menores tipos de interés. Expresó especialmente su preocupación por la sequía. “La escasez de agua –añadió- es un problema estructural que debe marcar el debate y la reflexión en los próximos años, ya que todos los estudios advierten sobre la progresiva desertización de España”.
También advirtió sobre la necesidad de mejorar la gestión de los fondos de recuperación europeos. “Son una gran oportunidad –dijopero vemos que esa gran oportunidad se está perdiendo”. Citó una encuesta que señala que sólo el 14,4% de las empresas han solicitado los fondos y que más de una tercera parte de las empresas catalanas desconocen la existencia de los mismos. “Hay muchas trabas administrativas –dijo- que desincentivan a las empresas, especialmente las pequeñas y medianas”. Este debe ser un año clave fundamental para resolver estos problemas”.
Ángel Rivera, CEO de Santan der España, defiende una mayor colaboración público privada para generar más crecimiento.
Antoni Cañete, presidente de Pimec, recordó que las pequeñas y medianas empresas generan el 73% del empleo y el 63% del producto interior bruto (PIB). “Somos el motor de la economía y hay que hacer todo lo posible para que este motor funcione bien y a la máxima potencia. Para ello hay que lograr que las pequeñas y medianas empresas estén en el puente de mando de las decisiones para que todos los gobiernos, tanto los locales, los autonómicos como el central, legislen pensando en la buena marcha de este colectivo”. Todos coincidieron en que el gran desafío es aumentar la dimensión de las empresas.
Olga Abad, directora de Empre sas e Instituciones de Santander España, moderó la segunda mesa de debate junto con destacados emprendedores de Catalunya como Jordi Morral, CEO de Europastry; Gonzalo Rodés, CEO de Aldea Ventures; Jordi Romero, CEO de Factorial y Mar Alarcón, CEO de SocialCar. Todos ellos coincidieron en afrontar 2024 con optimismo y expresaron su confianza en el ecosistema emprendedor de Catalunya. También coincidieron, sin embargo, en que en Barcelona falta más capital que apueste por el futuro de la innovación. En este sentido Gonzalo Rodés advirtió que es urgente tomar posiciones ya ante las tres grandes revoluciones que ya están aquí, como son la inteligencia artificial, la computación cuántica y la biología sintética, ya que cambiarán radicalmente el mundo tal como lo conocemos hoy. “No apostar por ello -dijo- es un gran error”
Juan José Bruguera (Colonial), Joaquim Uriach (Palau de la Música), Salvador Alemany (Saba), Xavier Faus (Meridia), Enrique Laca lle (Círculo Ecuestre), Luis Conde (Amrop Seeliger y Conde), Aurora Catá (America´s Cup Barcelona y consejera de Repsol), Gerad Esteva (Ufec) y Marco Sansavini (Vueling) fueron algunos de los más de 1.500 empresarios asistentes al acto.
El Foro Perspectivas Empresariales fue abierto por Pere Guardiola, director general comercial y de expansión de Grupo Godó, quien destacó la apuesta de La Vanguardia por Barcelona y por las empresas catalanas y, asimismo, recordó que Santander es la marca española más valorada en el mundo. El acto fue conducido por Elisenda Vallejo, redactora-jefe de Economía de La Vanguardia. Cerró la jornada la directora territorial de Banco Santander en Catalunya, Sónia Colomar, que reiteró el apoyo de la entidad a los empresarios catalanes. Al respecto dijo que el banco logró 60.000 clientes nuevos en 2023 en Catalunya, hasta llegar a los 900.000, de los cuales 173.000 son empresas, la mayoría pequeñas y medianas.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here