Tecnología
 
ENRIC ROS
La Inteligencia Artificial (IA) y las tecnologías inmersivas –con el metaverso como nuevo horizonte repleto de posibilidades– están cambiando drásticamente nuestra forma de entender el trabajo, el aprendizaje, el ocio o las relaciones sociales. En este contexto, las empresas necesitan contar, más que nunca, con profesionales capaces de adaptarse a un mundo en constante evolución para liderar proyectos complejos en los que la innovación y la transformación digital serán, sin duda, factores fundamentales. Es por eso que la formación cobra, en estos tiempos, mayor importancia que nunca.
Los modelos tradicionales de educación han sido muy útiles para dar respuesta a las necesidades del pasado. Sin embargo, los nuevos escenarios tecnológicos afectan de forma decisiva la manera de entender el trabajo, y eso implica desarrollar también nuevas formas de aprender que integren plenamente todas estas tecnologías y sirvan para formar a profesionales que sean capaces de adaptarse con naturalidad a las transformaciones que se irán sucediendo.
Las tecnologías de realidad aumentada, virtual y extendida están provocando un cambio de paradigma en las aulas
Precisamente este año estamos asistiendo a la eclosión de dos herramientas disruptivas importantes. “Por un lado, los Large Lenguaje Models (LLM), al estilo de ChatGPT; sin olvidar aquellos capaces de desarrollar imágenes, como Midjourney. Por otro, las tecnologías de realidad aumentada, virtual y extendida, que se materializan en las gafas de Apple y muy probablemente en otros actores del mercado”, detalla Esteve Almirall, profesor del departamento de Operaciones, Innovación y Data Sciences de Esade.
Unas tecnologías que están provocando un cambio de paradigma en la educación. En las aulas, “ya no es una cuestión de recibir contenido, es una cuestión de tener un propósito y generar un impacto. El gran cambio es descubrir nuestro potencial en favor de la sociedad”, afirma Pina de Paz, CEO & Co-Founder at Kimple Education. Esto redundará rápidamente en un aumento de nuestras capacidades de forma inmediata y debe contribuir a que los alumnos desarrollen “el espíritu crítico y a discutir su posible aplicación a casos concretos”, añade.
Para Almirall, estas herramientas nos permitirán eliminar el trabajo más mecánico o fatigoso. Al mismo tiempo, servirán para conectar a personas de diferentes culturas y lugares de modo aún más eficaz del que hemos visto hasta ahora. El objetivo final es que sean útiles para “formar profesionales que puedan dar lo mejor de sí mismos en un futuro que inventaremos entre todos”.
Almirall apunta una razón más para que los LLM y las tecnologías de realidad aumentada se incorporen definitivamente a nuestras vidas: “No hay que olvidar el sustrato económico, que es el motor de todo cambio. Ambas herramientas apuntan a coste marginales muy bajos, con una altísima escalabilidad, aunque inicialmente puedan tener barreras de entrada. De modo que existen razones económicas para que se produzca un crecimiento económico acelerado”.
Para Esteve Almirall el objetivo es formar profesionales que puedan dar lo mejor de sí mismos en un futuro
Las nuevas tecnologías no solamente proporcionan herramientas que facilitan la realización de tareas que antes consumían mucho más tiempo y esfuerzo. También nos permiten trasladarnos a otros escenarios de encuentro para relacionarnos con personas más allá de cualquier distancia geográfica o cultural.
Muchas empresas, organizaciones e instituciones académicas han optado por estar presentes en el metaverso, como una forma de complementar y extender sus actividades. Un ejemplo lo vemos en Esade, una de las pioneras al apostar por este nuevo entorno que fusiona la realidad física con la virtual. A finales de 2022, lanzó un campus en el metaverso para conectar a sus participantes con programas que permiten acelerar la curva de aprendizaje y proyectar escenarios futuros en los que probar nuevos modelos de negocio.
A finales de 2022, Esade lanzó un campus en el metaverso
Un escenario que pudimos conocer más de cerca durante la sesión From business to the Metaverse que tuvo lugar durante el Mobile World Congress en Barcelona. “Hemos creado un entorno de Metaverso cerrado al cual se accede con gafas de realidad virtual. El campus virtual, reproduce un campus físico en un entorno inmersivo, con un aula magna donde los alumnos pueden asistir a clase, 6 salas de reuniones con una pizarra interactiva para dinámicas de trabajo en grupo, y una zona de ocio donde los usuarios pueden interactuar entre ellos, jugando a béisbol, baloncesto o practicando el tiro con arco”, explica Marc Cortés, profesor del departamento de Marketing y director del Executive Master Digital Business de Esade.
Una experiencia piloto con la que Esade ha pretendido usar el Metaverso como herramienta de aprendizaje más, pero “en lugar de hacerlo de forma teórica, con un Power Point, lo hacemos de forma práctica. Lo que vemos es que los alumnos son capaces de aprender más rápido. Se dan cuenta mucho más rápido del potencial de la experiencia y del impacto que podría tener en su sector de actividad”, añade Cortés.
La IA y el metaverso transformarán configuran una nueva forma de concebir el emprendimiento y la organización de las empresas
La IA y el metaverso transformarán la educación, lo estamos viendo, pero también configuran una nueva forma de concebir el emprendimiento y la organización de las empresas. Precisamente estos han sido algunos de los temas clave en el 4 Years From Now (4YFN), el encuentro de referencia mundial en el ámbito del emprendimiento y la innovación en el marco del MWC.
En el mismo foro del 4YFN, se ha celebrado un panel de debate sobre tendencias en EdTech (o tecnología educativa) del 2023, que ha contado con Davide Rovera, manager de Esade eWorks; Kevin Giorgis, Co-Founder & CEO de Wyblo; Pina de Paz, Co-Founder & CEO de Kimple Education; Arol Viñolas, Co-Founder de arol.dev; y Suzanne Jenkins, Manager de Esade Center for Social Impact.
Para Rovera, “emprender significa saber juntar recursos y talento para aprovechar una oportunidad. Los shocks generados por las nuevas tecnologías ofrecen una brecha que los emprendedores deben aprovechar. Así sucedió con la aparición de Internet o la difusión de los smartphones, y así sucederá con el metaverso y la IA”.
El ‘4 Years From Now’ (4YFN) es el encuentro de referencia mundial en el ámbito del emprendimiento y la innovación en el marco del MWC
Crear nuevos negocios con estas tecnologías ofrece dos posibilidades: la primera consiste en crear “paradigmas nuevos. Esta opción parece muy estimulante y nos puede hacer pensar en escenarios de ciencia-ficción, pero probablemente sean muy pocos los que logren llevarla a cabo”, señala Rovera. 
La segunda se basa en aplicarla a otros productos. “Esta tendrá, seguramente, mucho más impacto, aunque quizá menos visibilidad mediática. La IA es capaz de ocuparse de tareas sencillas y repetitivas, permitiendo a usuarios y trabajadores concentrarse en actividades de mayor valor añadido. Quien entienda esto y consiga integrarlo en productos y servicios podrá tener mucho éxito en los próximos años”.
Sin duda, el avance imparable de la Inteligencia Artificial revolucionará la manera de concebir la formación y también incidirá de forma decisiva en el emprendimiento y las formas de organización y producción de las compañías. Aunque aún no podemos ni llegar a imaginar qué posibilidades nos depararán estas tecnologías disruptivas en los próximos años, está claro que abren ante nosotros una serie de estimulantes caminos que merece la pena recorrer.
Además de ofrecer una formación de calidad y adaptada a las necesidades y formas de comunicación del presente, Esade apoya su propio ecosistema emprendedor. Como explica George Chondrakis, director del Esade Entrepeneurship Institute (EEI), que este curso académico cumple 30 años, “gracias a esta labor, nuestros estudiantes han lanzado cientos de proyectos y empresas emergentes, cuatro de las cuales se han convertido en unicornios: Gorillas, Rappi, Wefox y Creditas”.

En total, han impulsado la creación de cientos de startups, entre las cuales encontramos nombres como Wallapop, Colvin, Treinta, Chartboost o Creditbook, cuyos fundadores han aparecido en listas de prestigio como la Forbes under 30. El EEI también ayuda a los emprendedores a acelerar sus proyectos, mediante el programa de creación de empresas eWorks.

En los últimos tres años, además, ha aumentado el número de mujeres emprendedoras que participan en los programas y ha crecido la tendencia a crear proyectos con impacto social. En el ámbito académico, la formación en competencia emprendedora es parte integral del programa de estudios. Asimismo, en 2018, Esade incorporó la Rambla de la Innovación, un ecosistema emprendedor único en el ámbito universitario en el que la actividad investigadora y educativa convive con el mundo empresarial. 

© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here