Antes de su espectacular reacción en el tercer partido de semifinales del Oeste contra Phoenix Suns, los Mavericks se llevaron una multa de 25.000 dólares por parte de la NBA. ¿La razón? La violación de las normas de “decoro” del banquillo del equipo texanos, con “varios jugadores y un miembro del cuerpo técnico demasiado lejos de su banquillo y dentro o casi dentro de la pista” durante el segundo partido de la serie, en Phoenix.

Poco más que una anécdota que tiene su parte de toque de atención, porque el banquillo de los Mavs fue el protagonista de un vídeo de Points Of Education, en el que la NBA recordaba algunas normas básicas de cara a los playoffs con explicaciones de Monty McCutchen, vicepresidente para el desarrollo y la preparación de los árbitros. Jason Kidd reaccionó a la multa sin morderse la lengua, como acostumbra: “La NBA se está preocupando de lo que no debe. Son millonarios animando a otros millonarios. Es algo que no verás en la sociedad. Y dentro del entusiasmo de un partido, es algo especial ver a un jugador animando a sus compañeros”.

Curiosamente, el periodista Tim MacMahon, de ESPN, acaba de publicar un artículo sobre el banquillo de Dallas Mavericks, que se ha hecho famoso en el círculo NBA por ser el más ruidoso, el más intenso… y el más molesto para lo rivales de toda la Liga. Tanto que se ha convertido en una seña de identidad del equipo texano, que ha tenido su mejor balance de victorias (63%) desde la temporada 2010-11, cuando ganó el único anillo de su historia. Y el último año hasta ahora en el que había llegado a semifinales de Conferencia.

Ese comportamiento del banquillo incluye a los jugadores que no están en pista, a los que están inactivos por lesión o no pueden jugar por asuntos contractuales e incluso a parte del cuerpo técnico. Theo Pinson, inelegible para los playoffs, lo explica así en ESPN: “Es algo que tiene que ver más con el trash talking que con dar órdenes técnicas. Intentamos ayudar a nuestro equipo y ser un problema para el rival, es algo mental. No veo a ningún otro equipo haciendo lo que hacemos nosotros”. El lesionado Tim Hardaway Jr dicen que su misión es ser “el suministro de energía” de los que están en pista.

Así que desde el banquillo de los Mavs hay burlas para rivales, mucho ruido y gritos de ánimo para su equipo. También se cantan ajustes defensivos y cualquier detalle que se escape en pista. Y a Luka Doncic le encanta: “Es una muestra de la química de este equipo, que ha ido a más durante la temporada. Es lo que hacía falta en Dallas”.

 

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here