Mala suerte con las lesiones, el paso del tiempo llamando a la puerta o decisiones directamente inexplicables. Las razones pueden ser varias, pero el resultado es el mismo: una lluvia de millones totalmente injustificada.
source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here