Los Lakers se mueven. El equipo angelino sigue en su particular verano de reflexión, uno que ha llegado mucho antes de lo que se preveía en un inicio pero que no queda otra que asumir. Eso sí, las derrotas exigen responsabilidades y Frank Vogel fue destituido nada más finalizar la temporada. De hecho, y en el enésimo caso de catástrofe, se enteró en la rueda de prensa posterior a su último partido. Más allá de eso, Rob Pelinka se ha puesto manos a la obra y otea el horizonte en busca de un entrenador que tenga un perfil que le guste, claro, a LeBron James y Anthony Davis, que cuadre con una franquicia del glamour de los Lakers y que tenga el carácter necesario para soportar la presión inherente a un banquillo que te obliga a tener resultados a corto plazo y mucha paciencia para aguantar, siempre las hay, críticas.

De momento, han sonado cuatro nombres por encima del resto que están en la órbita de los Lakers: Darvin Ham, Adrian Griffin, Mark Jackson y Terry Stotts. Los Lakers ya han pedido permiso para entrevistar al primero, tal y como indican los parámetros de la Liga, ya que es asistente de Mike Budenholzer en los Bucks de Giannis Antetokounmpo. El segundo, en la misma línea, hace la misma labor para Nick Nurse en los Raptors; y el tercero y el cuarto  son dos viejos conocidos de la NBA, con una buena carrera en los banquillos y cierta reputación que les hace apetecibles para impulsar de nuevo un proyecto que, recordemos, ganó el anillo en 2020 pero se ha visto abocado al fracaso paulatino en los años posteriores al tan ansiado título.

Mark Jackson goza de cierta reputación tras su paso por los Warriors previos a la dinastía. Entrenó tan solo tres años, sin ninguna experiencia como asistente, y cosechó 23, 47 y 51 victorias, convirtiendo al equipo en un rival muy molesto en playoffs. El técnico, eso sí, fue incapaz de dar el salto que luego sí dio Steve Kerr y quedó relegado al puesto que ocupaba antes de su experiencia en Golden State: en la TNT, donde ejerce de comentarista de apoyo al mítico narrador Mike Breen junto a Jeff Van Gundy, otro exentrenador que esta vez no aparece (para alivio de muchos) en las quinielas y que siempre ha mostrado un saber estar delante de los micrófonos que nunca tuvo en los banquillos.

Terry Stotts, por su parte, fue asistente ofensivo de Rick Carlisles en los Mavericks que ganaron el anillo de 2011 y después lideró su propio proyecto en los Blazers, a los que llevó a los playoffs en 8 temporadas consecutivas, sumó un máximo de 53 victorias y avanzó hasta las finales de la Conferencia Oeste en 2019, todo un logro que la franquicia no conseguía desde el 2000. De momento, se ha sabido que las entrevistas se están haciendo por Zoom y que en ellas están presentes Jeannie Buss, Kurt Rambis (cómo no), Jesse Buss y Joey Buss junto a Rob Pelinka, y que se van a entrevistar entre 8 y 10 candidatos. Una decisión así conlleva cierto tiempo y tendrá que contar, salvo sorpresa, con la aprobación de LeBron James. De momento, sólo hay conversaciones. El resto, ya lo veremos.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here