La temporada 2021-22 de Brooklyn Nets ha ido un desastre en lo deportivo y en lo financiero. Muchas veces, una cosa va unida a la otra, especialmente en proyectos tan monumentales como este, un equipo llamado a ser imparable y que acabó llegando a playoffs por la gatera del play-in y siendo allí barrido por los Celtics en primera ronda (4-0).

Es una de las grandes decepciones de toda la historia de la NBA, un equipo marcado por la inestabilidad y los problemas: una lesión de rodilla de Kevin Durant, la negativa de Kyrie Irving a vacunarse, los desencuentros de ambos con un James Harden que acabó siendo traspasado a Philadelphia 76ers, a cambio de un Ben Simmons que no llegó a jugar por unos problemas de espalda que ahora le han enviado al quirófano y cuya gestión, en términos de comunicación, condujo a un sainete mediático en plenos playoffs.

Son ya tres años del proyecto Durant/Irving sin un solo paso ni siquiera por una final de conferencia, un estrepitoso fracaso, por ahora, incluso contando con que Durant no jugó en todo el primer curso tras firmar lesionado, después de pasar por el quirófano tras las Finales de 2019, en las que se rompió el tendón de Aquiles todavía con los Warriors. La falta de impacto deportivo ha impedido a la franquicia acercarse, o intentarlo, a los históricos y omnipresentes Knicks en el mercado de Nueva York, y eso a pesar de que la última temporada de estos también ha sido un desastre. Y el resultado, según The New York Post, son unas pérdidas para los Nets y el Barclays Center en un rango de “entre 50 y 100 millones de dólares”.

Siempre hay polémica con la valoración de las pérdidas en la NBA. No se suelen incluir las ventajas fiscales que se consiguen al ser propietario de una franquicia profesional y de las que se beneficia, en este caso, Joe Tsai, cofundador y vicepresidente de Alibaba. Ni se tiene en cuenta la revalorización como activo de la propia franquicia: Tsai invirtió 2.350 millones en un proceso (2017-19) que le hizo acabar como principal propietario. Ahora los Nets están valorados ya en 3.200 millones de dólares.

Pero está claro que la situación se puede hacer insostenible si los resultados deportivos no llegan: los Nets gastaron esta temporada en su plantilla 267 millones. 169 en salarios y casi 100 (unos 98) en el impuesto de lujo que se paga cuando se supera (más si se repite en temporadas consecutivas) el salary cap, el límite salarial establecido para invertir en sueldos de jugadores. Es la cifra más alta con permiso de los Warriors, que se van a 346 millones (176 en salarios y 170 en impuesto de lujo). Pero los Warriors, en números mareantes, al menos están en segunda ronda de playoffs y son muy favoritos en su serie contra los Grizzlies (que marcha 1-1). Los Nets ni siquiera ganaron un partido en playoffs y se fueron barridos en primera ronda y sacudidos por los jaleos extradeportivos.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here