El quinto partido de la serie Heat-Sixers fue muy duro para la franquicia de Philadelphia, que perdió la inercia de sus dos victorias como local y recibió una paliza que le deja a las puertas de la eliminación (3-2 para los de Florida). Y para su gran estrella, Joel Embiid, que está a punto de quedarse otra vez fuera de la final del Este, una ronda que se le sigue resistiendo (esta es su cuarta semifinal de Conferencia en un lustro). El camerunés, que lucha contra unas lesiones y problemas físicos que se siguen apilando, tuvo muchas dificultades en un duelo en el que su equipo no tiene opciones reales. Y ahora necesita dos victorias, la segunda en un hipotético séptimo a domicilio, para no quedar eliminado pese a su extraordinaria temporada, una en la que ha estado a nivel de MVP: 30,6 puntos, 11,7 rebotes, 4,2 asistencias y 1,5 tapones.

El problema es que, como en 2021, el MVP ha sido para Nikola Jokic. El pívot serbio de los Nuggets repite galardón después de otra campaña monstruosa y de un mano a mano con el de los Sixers que ha provodado una discusión que se ha alargado durante meses en las redes sociales: partidarios de Jokic contra partidarios de Embiid. Lo cierto es que los dos merecían el premio pero solo uno podía ganarlo. Y ha sido Jokic.

Y Embiid, al que le preguntaron por ello después de la derrota, reconoció que está frustrado por volver a quedarse sin el premio: “Desde luego, quiero felicitar a Nikola, se lo merece. Ha hecho una temporada increíble. No hay aciertos o errores con esto. Había muchos candidatos. Podía haber sido cualquiera de nosotros dos, podría haber sido Giannis o Devin Booker, que lideró al mejor equipo de la temporada sin discusión. Supongo que cada año esto depende de lo que os cuadre mejor, de que encaje con la narrativa del momento sobre quién tiene que ganar”.

El debate siempre existe en redes, pero este año ha sido más intenso de la habitual, con opiniones para todos los gustos sobre qué criterios deberían pesar más, qué estadísticas, cuánto importa el resultado colectivo… El caso, para Embiid, es que otra vez ha sido él el damnificado en los votos de los periodistas: “Al final hay tíos con demasiado poder que votan, en la prensa. Bill Simmons dice en un podcast “que le jodan a Jalen Green”. Si dejas que este tipo de gente vote en los premios, no es justo. ¿Qué pasa cuando de eso depende que Green tenga una extensión súper máxima, por ejemplo? Da la sensación de que algunos sienten que tienen mucho poder, influyen en otros en la prensa… No creo que sea justo ni que debiera ser así. Pero bueno, no estoy enfadado. Llevo dos años que he estado en situación de ganar el MVP. Y no ha pasado. Llegados a este punto, lo que tenga que ser, que sea. El año pasado hice campaña, este he respondido a preguntas sobre el tema cuando me las han hecho. Ya no sé qué tengo que hacer para ganarlo. Así que, lo que sea. Para mí es hora de centrarme en el gran premio, en ganar el anillo de campeón”.

 

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here