La situación de los Lakers no es la mejor y son muchos los rumores que envuelven al equipo de Los Angeles. La entidad viene de una temporada nefasta en la que ni siquiera se ha llegado al play-in (de playoffs ni hablamos), algo prácticamente incomprensible para una plantilla que ha costado más de 200 millones de dólares si se cuentan los 45 que ha gastado el equipo en impuesto de lujo. De momento, el equipo no tiene entrenador (Frank Vogel fue despedido nada más finalizar la temporada) y el futuro de sus estrellas es una relativa incógnita. Pero hay alguien que quiere esclarecer el cielo oscuto y aportar soluciones para que la estrella de los 17 anillos vuelva a brillar en el firmamento: Phil Jackson.

El exentrenador es un viejo conocido de la franquicia angelina y una figura mítica en la NBA. Con 13 anillos de campeón (2 como jugador y 11 como entrenador) ha conquistado 5 de los 6 últimos anillos de los Lakers (el último fue en la burbuja de Orlando, en 2020 con el ya despedido Frank Vogel) su presencia mística y su influencia en la gestión de jugadores es de sobra conocida. Además, sus relaciones con Michel Jordan y luego con Kobe Bryant establecieron una narrativa inigualable en la mejor Liga del mundo y han sido uno de los pilares fundamentales en los que se ha apoyado la competición norteamericana en los últimos 30 años.

Phil Jackson sigue teniendo una influencia muy clara en los Lakers. Es la expareja de Jeanie Buss, máxima accionista de la franquicia tras el golpe interno que organizó dentro de los Lakers y que dejó apartado del negocio a su hermano Jim tras la muerte de Jerry, el padre de ambos, fallecido en 2013 dejando tras de sí un legado inabarcable. Y la propietaria sigue contando con sus consejos, ahora muy solicitados tras la crisis que vive la franquicia angelina. Junto a él también están Kurt Rambis, su mujer Linda y el General Manager Rob Pelinka. Un grupo curioso que ha tomado mejores o peores decisiones dependiendo del mometo del equipo y en el que siempre tienen un cuestionado papel Kurie y Linda.

Según Bill Plaschke, veterano periodista que entrevistó recientemente a Jeanie, Phil Jackson es partidario de hacer algún que otro cambio en la plantilla. En informaciones recogidas por NBA Central, se cuenta que al extentrenador, de 76 años, le gustaría traspasar a LeBron James y conseguir así un buen botín por su intercambio y mantener a Russell Westbrook para así construir un proyecto a corto plazo en torno a él. Una decisión controvertida teniendo en cuenta que el base está denostado y que en los Lakers el deseo es que LeBron, camino de los 38 años, firme una extensión de dos años el próximo 4 de agosto. De momento, todo son rumores y no parece probable que se vaya a tomar esa decisión. El resto, ya lo veremos.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here