Las declaraciones cruzadas y una verborrea de dimensiones épicas son algunas de las cualidades que han acompañado a Shaquille O’Neal durante toda su carrera. El expívot, uno de los mejores jugadores de la historia, lanza dardos envenenados en su sección de la TNT y acompaña a Charles Barkley en la reivindicación de los tiempos pasados que, para ellos, siempre fueron mejores. Y en más de una ocasión han causado cierta polémica con sus declaraciones, pero en otras, el ingenio que acompaña a Shaq ha hecho cierta gracia dentro del seno de la NBA. Esta vez ha sido una de ellas.

Shaquille participó en The Big Podcast, donde le preguntaron sobre la posibilidad de entrenar a los Lakers de forma jocosa, irreal. Pero el exjugador captó rápidamente la broma y se unió a ella: «Entrenaría a los Lakers por 25 millones al año durante cuatro años. Si me dan un contrato de cuatro años lo entrenaré ahora mismo«, aseguraba el hoy analista. Una posibilidad tan improbable como imposible por mucho que el puesto que hasta hace muy poco ocupaba Frank Vogel haya quedado vacante. De hecho, nadie cobra esa cifra en la NBA, que dobla por mucho la del entrenador mejor pagado del momento, Gregg Popovich: 11,5 millones anuales.

Todo esto viene por la vacante que hay en el banquillo de los Lakers y la propuesta del rapero Master P para dirigir al equipo de Los Angeles, otra declaración que no se sostiene demasiado. El músico sugirió la idea de que Shaq formara parte de su cuerpo técnico y ha sido el propio pívot el que se ha mojado ahora pidiendo una cantidad disparatada a la que optan incluso pocos jugadores en una era de bonanza económica y lucrativos contratos televisivos. Un ejemplo más de la consabida verborrea de un pívot tan histórico como histriónico, que pide nada menos que 100 millones para dirigir al equipo con el que ganó tres anillos. Casi nada.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here