El número uno del Draft 2022 no tiene dueño, pero uno de los que con más fuerza oposita a él acaba de confirmar que estará en esa pelea. Chet Holmgren irá a la NBA a través de esta vía después de maravillar en Gonzaga y de que los ojos se pusieran en él como la quintaesencia del jugador actual de esta liga.

Un auténtico unicornio llegará este año a sus pantallas si es aficionado a la NBA. Holmgren, conocido desde hace años por sus participaciones con Estados Unidos en distintos torneos de categorías formativas, ha estado sólo una temporada en la NCAA, en el circuito de universidades, y en los Bulldogs llegó a saborear la March Madness y maravilló con sus dotes para este deporte.

En su único año en la NCAA ha promediado 14’1 puntos, 9’9 rebotes y 3’7 tapones.

Con él hablamos de un jugador que rompe los esquemas pretéritos y personifica un perfil cada vez más demandado: el pívot muy alto que hace de todo en la pista. Kristaps Porzingis es un ejemplo de pasado y presente; Victor Wembanyama, de presente y futuro. Holmgren está en 2,13 metros de altura pesando únicamente 89 kilogramos. Chet compensa el bajo peso para un hombre de zona promediando un 39% de acierto desde la línea de tres además de firmar los datos anteriores. 

El jugador nacido en Mineápolis confirmó a ESPN su presencia en el Draft 2022.

Equipos como los Pistons, los Rockets, los Thunder o los Pacers tendrán las mayores probabilidades de hacerse con él en el sorteo de posiciones junto a un equipo que será el que más haya que tener en cuenta: Orlando Magic. ¿La razón? Allí está Jalen Suggs, con quien coincidió en la academia privada Minnehaha y al que siguió los pasos en Gonzaga dada la buena experiencia del ahora base de la NBA.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here