El panorama mundial se complica cada día más y en los países en vía de desarrollo los efectos de la pandemia del COVID-19 y la guerra entre Ucrania y Rusia crean dificultades a nivel comercial y, sobre todo, provoca alzas en los precios de los productos de la canasta familiar.  

“La inflación deteriora el nivel de vida de asalariados por incremento del costo de la canasta familiar. Ese es el efecto de la crisis mundial actual. El efecto no inmediato es la recesión económica, que sería la causa de despido de trabajadores. Esa es una eventualidad que se mantiene en el panorama mundial si la crisis se prolonga, pero no es la situación del país a corto plazo”, expresó Rafael Espinal, coordinador de la carrera de economía del Intec.

Indica que, actualmente, solo hay un efecto en el encarecimiento de bienes básicos y deterioro de bienestar social.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here