Steve Jobs en una demostración del legendario Macintosh 128K, lanzado en enero de 1984 
Ramón Álvarez
Barcelona
No basta con estar en el lugar adecuado en el momento adecuado, sino ser consciente de ello y saber qué hacer para transformar la oportunidad en una nueva realidad. Steve Jobs no sólo fue un afortunado por coincidir cuando apenas contaba 15 años por mediación de un amigo con Steve Wozniak, quien a sus 21 se encontraba desarrollando su propio ordenador, sino que fue el artífice no ya de entender, sino de interpretar todo lo que estaba pasando con aquella incipiente tecnología en ese momento anclada en enormes y monolíticas corporaciones.
Siguiendo la línea apuntada por Xerox e IBM, la desenfadada Apple de Jobs y Wozniak trazó una línea propia en el desarrollo del ordenador personal y de su software, alcanzando la delantera en un segmento que maduró rápidamente con su Lisa. Fue la máquina con la que Jobs, a sus 28 años y tras cambiar su aire bohemio por un afeitado y peinado perfecto y una pajarita, se presentó en junio de 1983 en la Conferencia Internacional de Diseño, que se celebraba en Aspen, Colorado.
Allí habló de Lisa, un ordenador que abría una nueva era al contar con un ratón que permitía desplazar el cursor por la pantalla activando iconos generados por un mapa de bits, haciendo su uso fácil e intuitivo. Pero también trazó los objetivos de Apple, adelantando que la firma ya trabajaba en lo que décadas después sería el iPad, en la conectividad inalámbrica, en herramientas revolucionarias de software como Apple Draw, en las primeras experiencias de Maps, en lo que acabaría siendo Apple Store… y en el diseño –era el ámbito de la conferencia– como experiencia necesariamente vinculada a la tecnología.
La conferencia, titulada “The future isn’t what it used to be” (El futuro no es lo que era), estuvo décadas perdida. Se grabó el audio e incluso se distribuyó un casete entre los asistentes al finalizar el evento. Incluso se enterró una cápsula del tiempo, ya recuperada, aunque la cinta no estaba allí. Dio con ella tres décadas después de haber escuchado en directo la charla John Celuch, de Inland Design, al parecer el único de los asistentes que conservó la grabación analógica. La intervención de Jobs, que ofrecemos extractada, es un claro ejemplo de su determinación y su clarividencia.
“Si eres mayor de 36 años naciste antes que los ordenadores, porque los ordenadores tienen 36 años. Yo soy prácticamente un producto de la generación de televisión, pero en cierta medida comienzo a ser producto de la generación de los ordenadores y los niños que crecen ahora son definitivamente productos de esta nueva generación de los ordenadores. A lo largo de su vida, el ordenador se convertirá en el medio de comunicación predominante, como cuando la televisión tomó el relevo de la radio y la radio superó al libro.
”¿Cuántos de ustedes poseen un Apple? ¿O cualquier ordenador personal? Muchos de ustedes han usado o han visto alguno. Me vale. ¿Qué es la computadora? La respuesta es realmente sencilla: una máquina. Los engranajes y los pistones han sido reemplazados por electrones. ¿Alguna vez han visto un electrón? Ese es el problema con los ordenadores. Intimidan porque no puedes ver cómo funcionan ni tener sus mecanismos entre las manos. Porque en un espacio muy pequeño hay miles de millones de electrones corriendo y realmente no podemos ver qué hacen.
”Tampoco hay muchos expertos. La persona de mayor edad que licenciada en informática tiene 39 años. En Apple todos somos menores de 30 años. Así que es un campo eso está dominado por gente bastante joven.
”Lo primero que debemos saber acerca de los ordenadores es que son realmente tontos. Pero son muy rápidos. Las instrucciones que tenemos que darles son realmente triviales: obtén un número de aquí, busca un número, suma dos números, prueba para ver si es mayor que cero, ponlo ahí… La clave es su velocidad.
”Es como si pudiese moverme cien veces más rápido que nadie y ahora mismo, en un abrir y cerrar de ojos, pudiese salir corriendo, recoger un ramo de flores frescas o algo así y volver aquí con ellas en un chasquido de dedos. Todos ustedes pensarían que soy un mago o algo así, y sin embargo básicamente estaba dando una serie de instrucciones realmente simples para que alguien cogiese las flores y las trajese tan rápido que pensarían que había algo mágico.
”El ordenador puede hacer exactamente eso, tomar estos números, sumarlos y darnos el resultado a razón de aproximadamente un millón de instrucciones por segundo. Tendemos a pensar que hay algo mágico cuando sucede algo así, pero en realidad sólo hay una serie de instrucciones muy simples que nosotros, al trabajar con ellas, construimos una instrucción de nivel superior.
”En los últimos 20 años de trabajo con ordenadores hemos alcanzado niveles cada vez más altos de abstracción, pero en última instancia estos niveles de abstracción se reducen a estas burdas instrucciones que se ejecutan muy rápido.
”Una buena forma de entender la breve historia de los ordenadores sea tomar el ejemplo del motor eléctrico. Se inventó por primera vez a finales del siglo XIX y sólo fue posible construir uno enorme. Su coste sólo podía justificarse para usos muy complejos. Así que no proliferaron rápido en absoluto.
”Pero alguien tomó uno de estos grandes motores eléctricos, le puso un eje y a través de una serie de correas y poleas desarrolló los caballos de fuerza suficiente para sustituir 15 o 20 puestos de trabajo. Su coste se hizo rentable. Aunque su verdadero avance fue la invención del sistema fraccionario. Llevar su potencia a donde fuese necesaria. Y su coste estaba justificado en una aplicación totalmente individual. A día de hoy hay alrededor de 55 motores de potencia fraccionaria en cada hogar.
”Si miramos el desarrollo de los ordenadores vemos un verdadero paralelismo con esto. Uno de los primeros, llamado ENIAC, fue desarrollado en 1947 especialmente para cálculos militares balísticos. Era gigantesco y casi nadie tuvo la oportunidad de usarlo. El verdadero avance se produjo en los años 60 con la invención de lo que se llamó tiempo compartido. Consistió en tomar uno de esos ordenadores muy grandes y  compartirlo entre terminales.
”Como podía ejecutar tantas instrucciones con tanta rapidez, Fred ejecutó algunas en su trabajo. Luego Sally hizo lo propio en el suyo. Y John en el suyo. Mientras tanto, Susi también trabajaba con el ordenador. Era tan rápido que todos creían que tenían todo el ordenador para ellos solos. Ahora, la mayoría de ustedes ya han utilizado terminales de ordenador conectados con algún cable umbilical a alguna computadora grande en otro lugar. Eso es compartir tiempo y es lo que hizo que los ordenadores estuvieran en grandes cantidades en los campus universitarios
”La razón por la que Apple existe es porque nos topamos con la computación de caballos de fuerza fraccionarios cinco años antes que nadie, esa es la razón por la que existimos. Tomamos estos chips de microprocesador, que son una especie de computadora en un chip, y los rodeamos con todas las demás cosas. Y construimos un ordenador que pesaba aproximadamente seis kilos.
”La gente lo miraba y decía: ‘Bueno, ¿y dónde está el ordenador? Esto es sólo un terminal’. ‘Ése es el ordenador’, respondíamos. Después de unos cinco minutos finalmente se encendía una bombilla en su mente. Si no les gustaba lo podían tirar por la ventana o atropellarlo con el coche, pero ése era todo el ordenador. Por eso existimos.
”Esta computación de caballos de fuerza fraccionales ha creado una revolución que se inició en 1976 con el primer ordenador personal. Este año, en 1983, la industria va a producir más de tres millones de ellos. Y vamos a alcanzar los 10 millones de ordenadores en el 86. Este nuevo objeto estará en el entorno de trabajo de todos, en todos los centros educativos y en todos los hogares.
”Pongo por ejemplo el año 86 o el 87: la gente pasará más tiempo interactuando con estas máquinas que con su automóvil, en el que pasan dos o tres horas al día. Y el diseño industrial, el diseño de software, definirá cómo interactúan las personas con estas cosas.
”Hoy, la mayoría de los automóviles no están siendo diseñados en Estados Unidos. Tampoco la televisión, los aparatos electrónicos, los relojes, las cámaras, las bicicletas, las calculadoras… lo que sea. La mayoría de los objetos de nuestra vida no están diseñados aquí. Ahora, con esta nueva tecnología informática, tenemos la oportunidad de hacer que estas cosas sean hermosas y tenemos la oportunidad de comunicar algo a través del diseño.
”Volvamos a esta revolución. ¿Qué está sucediendo? El ordenador es un nuevo medio de comunicación, como un libro, un teléfono, una radio, una televisión… Cada medio tiene sus deficiencias, límites que no puede cruzar, pero generalmente también tiene características únicas. Cada uno ha abierto nuevas oportunidades. Lo estamos viendo ahora con el correo electrónico, mediante el cual conectamos un montón de ordenadores y podemos enviar mensajes a un buzón de correo electrónico que las personas pueden abrir a su gusto.
”Vemos que, de hecho, en cierto sentido estamos enviando voz a través de los cables, aunque en realidad estemos enviando unos y ceros. También quiero hacer un dibujo y comprimirlo y ponerlo en el buzón de alguien que tenga un ordenador. No necesita estar ahí, puede recogerlo al mediodía. Puede estar en Nueva York y recuperarlo.
”Un día de estos, cuando tengamos computadoras portátiles con enlaces de radio, podrán estar caminando por Aspen y recuperarlo, y así el proceso de comunicación cambiará. Lo que quiero decir es que los ordenadores personales abren una nueva posibilidad de comunicarnos.
”Aquí mismo, en Aspen, El MIT realizó un experimento hace unos cuatro años. Tenían un camión con una cámara y recorrieron cada calle, fotografiaron cada intersección en cada calle de Aspen, fotografiaron todos los edificios.
”Y tienen esta computadora y este disco de vídeo conectados, y en esta pantalla te ves mirando hacia una calle. Y tocas la pantalla, y hay algunas flechas en la pantalla, y clicas ‘caminar hacia delante’, y de repente, es como si estuvieras caminando hacia adelante en la calle. Y llegas a una intersección y puedes detenerte, puedes mirar a la derecha, puedes mirar al frente y puedes mirar a la izquierda. Y puedes decidir qué camino quieres tomar. Incluso puedes ir a algunas de las tiendas.
”Es un mapa electrónico. Te da la sensación de que estás caminando por Aspen. Luego hay cuatro pequeños botones en la esquina porque regresaron e hicieron exactamente lo mismo las cuatro temporadas. Entonces puedes estar mirando calle abajo, llega el invierno y de repente te encuentras con la misma calle con un metro de nieve. Es realmente increíble. No es increíblemente útil, pero señala el camino de esta comunicación interactiva.
”Los primeros programas de televisión no eran más que un programa de radio con cámaras. Tuvieron que pasar 20 años para que la televisión tuviese un lenguaje propio, como en el funeral de John Fitzgerald Kennedy o el aterrizaje del Apollo en la luna. Necesitaremos otros cinco o diez años para evolucionar. Estamos en una fase inicial.
”En nuestro desarrollo, cuando aparecieron las microcomputadoras o los ordenadores personales por primera vez volvimos a caer en viejos hábitos mediáticos y utilizamos con ellos esos lenguajes extraños como Cobol, hacemos contabilidad comercial con ellos… Tardamos alrededor de cuatro años antes en empezar a salir de ahí y justo estamos empezando a romper con ello.
”Ahora Lisa permite a una persona como yo, que no soy un artista, dibujar artísticamente. Porque tenemos un programa llamado Lisa Draw, y si no me gusta lo que acabo de dibujar puedo borrarlo, puedo moverlo, puedo reducirlo, puedo cambiar su textura, puedo ponerles bordes suaves… Y luego puedo ver en el buzón de correo electrónico si alguien más que vive aquí en Aspen y recibió mi correo y ve el dibujo que hice.
”Así que donde estamos es que el ordenador personal es un nuevo medio desde que la sociedad y los ordenadores se encontraron de verdad por primera vez en los años 80. En los próximos 15 años tendremos la oportunidad de hacerlo genial. En Apple estamos trabajando para ello.
”Y una última cosa que quiero explicar y después podemos hablar de lo que quieran. ¿Qué es un programa de ordenador? ¿Saben qué es un programa? ¿Alguien lo sabe? Es algo extraño, realmente extraño. Los programas no tienen un contenido físico.
”Comparemos una programación informática con una programación televisiva. Cuando miras la cinta del funeral de Kennedy empezarás a llorar, sentirás lo mismo que sentiste cuando lo estabas viendo hace 20 años. ¿Por qué? Somos muy buenos capturando un conjunto de experiencias y recreándolas.
”La programación capta los principios subyacentes de una experiencia. No la experiencia en sí, sino los principios subyacentes de la experiencia, y esos principios pueden permitir miles de experiencias diferentes que siguen las mismas leyes. El ejemplo perfecto es un videojuego. ¿Qué hacen los videojuegos? Siguen unas leyes. En ese estúpido juego del ping pong, la pelota siempre sigue unas leyes. Nunca hay dos juegos iguales y, sin embargo, cada juego de sigue estos principios subyacentes.
(Pregunta ininteligible)
”¿Cómo van a funcionar todos estos ordenadores juntos? Probablemente de una forma muy parecida a las personas. A veces van a trabajar juntos muy bien y otras veces no van a trabajar juntos tan bien. Lo que tenemos ahora es que estamos sacando muchas computadoras que están hechas para ser utilizadas de modo autónomo.
”El principio es una persona, una computadora, aunque no pasa mucho tiempo antes de que consigas una comunidad de usuarios que quieren conectarse, porque, en última instancia, un ordenador será una herramienta de comunicación, y durante los próximos cinco años los estándares para hacer esto van a evolucionar. Ahora cada uno habla un lenguaje diferente.
”Les explico una experiencia: conectaron cien computadoras en una red de área local, que es simplemente un cable que transporta toda esta información de un lado a otro. Y sucedió algo interesante. Había 20 personas y estaban interesadas en el voleibol, por lo que se desarrolló una lista de distribución de voleibol. Y cuando se cambiaba un juego de voleibol, escribías una nota rápida y la enviabas a la lista de distribución de voleibol. Y luego había una lista de cocina de comida china. Y al poco tiempo, ya había más listas que personas.
”Fue un fenómeno muy, muy interesante, porque creo que eso es exactamente lo que va a pasar. Que a medida que comencemos a unir estas cosas, facilitarán la comunicación y facilitarán el acercamiento de las personas y los intereses especiales que tienen. Estamos a unos cinco años de resolver realmente el problema de conectar estos ordenadores en la oficina. Y estamos a unos 10-15 años de resolver el problema de conectarlos en el hogar. Mucha gente está trabajando en ello.
(Pregunta ininteligible)
”Ahora, la estrategia de Apple es realmente sencilla. Lo que queremos hacer es incluir un ordenador increíblemente bueno en un libro que puedas llevar contigo y que puedas aprender a usar en 20 minutos. Eso es lo que queremos hacer y queremos hacerlo esta década. Y realmente queremos hacerlo con un enlace de radio para que no tengas que conectarte a nada, estés en comunicación con todas estas bases de datos y otras computadoras.
”No sabemos cómo hacerlo ahora. Técnicamente es imposible. Así que tenemos tres opciones. Una es no hacer nada y, como mencioné, todos somos bastante jóvenes e impacientes, así que esa no es una buena opción. La segunda es poner un trozo de computadora basura en un libro, y podemos hacerlo, pero nuestros competidores ya lo están haciendo, así que no es necesario que lo hagamos. La tercera opción es diseñar el ordenador que eventualmente queremos incluir en el libro, aunque no podamos incluirlo en el libro ahora. Ahora mismo cabe en una caja de pan, cuesta 10.000 dólares y se llama Lisa.
”Resulta que, afortunadamente, existe un mercado de oficinas enorme que compra estos productos mucho más rápido de lo que podemos fabricarlos y se agotarán durante el próximo año, de manera que venderemos más de cien millones de dólares de ellos ya el primer año. Por suerte, existe ese mercado de oficinas donde mejorar la productividad personal vale 10.000 dólares por persona y pagará por el desarrollo de esta nueva tecnología. Así que lo siguiente que haremos es encontrar una manera de ponerla en una caja de zapatos y venderla por 100.
(Pregunta ininteligible)
”Ahora vas a comprar un programa y no sabes qué comprar, así que preguntas al vendedor de ordenadores: ‘¿Cuál debo comprar?’. Y esa persona no lo sabe. Están vendiendo ordenadores, no mirando software. Y entonces te dan una respuesta de mierda, y tú la compras, y tal vez estés satisfecho, o tal vez no.
”Hagamos una comparación fácil. La mayoría de la gente entra a una tienda de discos y sabe exactamente qué disco quiere comprar. No se acercan y dicen: ‘¿Qué disco debo comprar?’. Saben exactamente qué disco quieren comprar porque existe el fenómeno de la emisora de radio, que ofrece una muestra gratuita para que tomemos nuestras decisiones antes de ir al punto de venta. Necesitamos el equivalente en el negocio del software. Necesitamos una emisora de radio de software.
”¿Cómo podemos hacerlo? Transmitiendo electrónicamente a través de la línea telefónica… así iremos directamente de computadora a computadora. Y una vez que hagamos eso, tal vez sea posible decir: ‘Bueno, te daremos 30 segundos de este programa gratis, o te daremos cinco capturas de pantalla, o te dejaremos jugar con él por un día’. Si quieres comprarlo sólo ingresa tu número de visa y ya lo tienes. No sé como lo vamos a hacer, pero necesitamos esa emisora de radio.”
Esta pieza corresponde a una serie de contenidos publicados por La Vanguardia que recopila algunos de los discursos más relevantes del siglo XX desde una perspectiva histórica y con ánimo divulgativo.
© Godó Vertical Media, SLU. Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here