Internacional
La escena de la natividad con una figura que simboliza al niño Jesús que yace en su pesebre en medio de escombros, en referencia a Gaza, en Belén 
Alexis Rodríguez-Rata
Jerusalén. Enviado especial
Belén está de luto. Las autoridades locales de toda Cisjordania han suspendido las celebraciones navideñas por la guerra de Gaza. Y en el mismo lugar en el que habitualmente se arremolinan por estas fechas vecinos y turistas, su plaza Manger, hoy hay viento, frío, lluvia a cántaros, silencio, y una escena de la natividad con un niño Jesús entre escombros y concertinas en la que sobresale una simbólica kefia.
Los más de 20.000 muertos en la franja están muy presentes.
La celebración, una fuente de ingresos esencial para muchos palestinos, se apaga. Los fieles encienden velas y rezan fuera de la Iglesia de la Natividad, pero ahí no está ni el habitual árbol de Navidad ni las luces festivas. Hoy sólo se mantendrán los ritos religiosos.
La natividad bajo los escombros fue recreada por el artista Tariq Salsa en la plaza Manger de Belén, Cisjordania 
El tradicional desfile de bandas de música que acompaña al Patriarca Latino de Jerusalén en su camino a pie hasta Belén para oficiar misa quedará este año deslucido. Será en silencio. Por Gaza. Desde la masacre de Hamas del 7 de octubre contra Israel y el comienzo de la guerra en la franja, el acceso a Belén y a las demás ciudades palestinas de Cisjordania ha sido y es, además, difícil.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here