Tecnología
La recolección pública de datos biométricos para fines policiales se vetará salvo para delitos muy graves como terrorismo o agresiones sexuales
La Vanguardia
La inteligencia artificial ya tiene reglas de juego en la UE. Tras una larguísima discusión de tres días entre el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y el Consejo de Europa, finalmente la Ley de IA -o AI Act- es una realidad desde la semana pasada, convirtiéndose en una normativa pionera en todo el mundo en la regulación de esta tecnología.
Según destaca Bruselas, esta ley “pretende garantizar que los sistemas de IA comercializados en el mercado europeo y utilizados en la UE sean seguros y respeten los derechos fundamentales y los valores de la UE”, siempre teniendo en cuenta que busca a su vez “estimular la inversión y la innovación en IA en Europa”.
Una pasajera cruza una puerta de entrada equipada con un sistema de pago de tarifas con reconocimiento facial en Rusia
La Secretaria de Estado española de Digitalización e Inteligencia Artificial, Carme Artigas, la valora así: “Es un logro histórico y de un enorme hito hacia el futuro. Hemos conseguido mantener un equilibrio extremadamente delicado: impulsar la innovación y la adopción de la inteligencia artificial en toda Europa respetando plenamente los derechos fundamentales de nuestros ciudadanos”.
Riesgo mínimo: Incluyen los los algoritmos de recomendación o los filtros antispam. Bruselas engloba aquí la gran mayoría de sistemas de IA, los cuales no quedarán restringidos ya que se considera que respetan la seguridad y derechos de los ciudadanos del bloque.

Riesgo alto: Estos sistemas de IA deberán utilizar solo datos de alta calidad para entrenar sus modelos y protocolos de mitigación de riesgos con una documentación detallada y precisa sobre cómo se utilizarán la información recogida de los usuarios, incluyendo además siempre supervisión humana.

Riesgo específico contra la transparencia: Este rango afecta directamente a una de las vertientes más populares de la IA, como los chatbots y las herramientas de IA generativa. Lo más destacado es que todo el contenido que genere la inteligencia artificial se tendrá que etiquetar así y advertir a lo usuarios de su procedencia. También habrá que avisar cuando se usen sistemas biométricos.

Riesgo inaceptable: La UE prohíbe terminantemente estos sistemas de IA, ya que se considera que son un riesgo directo para los derechos y la seguridad de sus ciudadanos. Se ataca directamente toda IA destinada a la manipulación personal y que limite el libre albedrío, donde entraría el reconocimiento de emociones en el trabajo. Gobiernos y empresas tampoco podrán utilizar la inteligencia artificial para controlar el comportamiento de sus trabajadores o ciudadanos. La recolección pública de datos biométricos para fines policiales se vetará salvo para ciertos delitos.

Las multas de esta nueva Ley de IA irán desde los 35 millones de euros o 7% de la facturación anual en casos de violaciones flagrantes de estas prohibiciones, hasta los 15 millones de euros o 3% y 7,5 millones de euros o 1,5 % en casos menores, siempre teniendo que pagar el importe que sea más elevado. En cualquier caso, habrá que esperar como mínimo hasta 2026 para ver en acción en su plenitud el AI Act.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here