Economía
Público asistente al Foro Europeo de Empleo y Derechos Sociales 
 
La inteligencia artificial (IA) está transformando nuestra forma de trabajar y, según los estudios realizados, supondrá un aumento anual del PIB mundial de 6,5 billones de euros en la próxima década. Sin embargo, junto a las oportunidades sin precedentes de innovación y crecimiento, hay también, una preocupación con los derechos de los trabajadores y la seguridad laboral.
La cuestión que surge es cómo aprovechar las ventajas de la IA, protegiendo al mismo tiempo a la sociedad -incluidos los trabajadores- de sus efectos potencialmente nocivos.
«La IA implica cambios, pero no necesariamente malos», afirmó Joost Korte, director general de la DG de Empleo, Asuntos Sociales e Inclusión de la Comisión Europea. Korte habló en la segunda edición del Foro Europeo de Empleo y Derechos Sociales, que se celebró los días 16 y 17 de noviembre en Bruselas y en línea, bajo el lema La IA y el mundo del trabajo.
Thierry Breton, comisario europeo de Mercado Interior 
El foro reunió a un diverso panel de 74 ponentes y exploró el uso responsable de la IA para garantizar que los avances tecnológicos no perjudiquen los derechos de los trabajadores. «En el dinámico mundo del trabajo, siempre debemos valorar la innovación y el desarrollo, pero también debemos seguir protegiendo a los trabajadores con el marco normativo adecuado. Tenemos que evitar las prácticas abusivas y garantizar que el ser humano siga teniendo el control», afirmó Joost Korte.
A pesar de los numerosos debates sobre el impacto de la IA en la vida laboral, sigue siendo difícil hacer predicciones precisas. El profesor Christopher Pissarides, Premio Nobel de Economía, sugirió analizar los factores que facilitan una integración satisfactoria de la IA en el mundo laboral, argumentando que los países que obtienen buenos resultados en cuestiones como el apoyo social a los trabajadores «pueden utilizar la IA de forma beneficiosa para crear buenos puestos de trabajo y dar paso a mejores vidas.» Al mismo tiempo, señaló que «EE.UU. y China están muy por delante en cuanto a preparación para la IA, pero suspenden estrepitosamente en apoyo social. Por lo que no les pondría como buenos creadores de empleo.»
Nicolas Schmit, comisario de Empleo y Derechos Sociales de la UE 
La mayoría de los ponentes del foro coincidieron en que esta incertidumbre pone de manifiesto la clara necesidad de una regulación gubernamental proactiva de la IA para proteger a los trabajadores a medida que avanza la tecnología.
Según Thierry Breton, comisario europeo de Mercado Interior, la UE ya es pionera en la elaboración de normas para el desarrollo y uso de la IA. En 2021, presentó la propuesta de la Comisión para la Ley de IA, la primera legislación global sobre IA del mundo.
«Establecer normas claras no frena la innovación. Al contrario, proporciona directrices para la inversión. Nuestro objetivo es garantizar que nuestros valores se preserven y se incluyan en esta revolución de la IA», ha declarado Breton.
Esther Lynch, secretaria general de la Confederación Europea de Sindicatos (CES)
Un planteamiento similar es necesario cuando se trata del uso de la IA en el trabajo, muchos participantes en el Foro Europeo de Empleo y Derechos Sociales abogaron por un enfoque «centrado en el ser humano» tanto para la innovación como para la regulación de la IA.
«Es necesario garantizar que las decisiones impactantes sigan siendo tomadas por un humano», dijo Annette Bernhardt, directora del programa Tecnología y Trabajo del Centro Laboral de la UC Berkeley.
También es fundamental que los trabajadores puedan opinar sobre cómo gestionar los cambios en sus funciones. Esther Lynch, secretaria general de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), afirma que la participación de los trabajadores en los nuevos procesos es un elemento importante para aprender a trabajar con IA. «Los trabajadores quieren participar y debatir los cambios, y tener acceso a la formación. Es necesario habilitar marcos en donde sean informados «, comentó.
Una de la sesiones del Foro Europeo de Empleo y Derechos Sociales
El mensaje principal del foro fue claro: por muy avanzada que sea la tecnología, la clave sigue estando en los trabajadores humanos, que deben ser los principales beneficiarios de los avances tecnológicos.
«Con las nuevas tecnologías, como ChatGPT, el trabajo puede ser más eficiente, más rápido, facilitado, simplificado», ha dicho Nicolas Schmit, comisario de Empleo y Derechos Sociales de la UE. «Pero también tenemos que garantizar que los trabajadores se beneficien de cada nuevo avance. El mayor reto es establecer un sistema en el que las ganancias obtenidas con la IA se distribuyan equitativamente.»
¿Te has perdido el Foro Europeo de Empleo y Derechos Sociales 2023? Ponte al día con los debates: ve el vídeo con el resumen y las grabaciones de la conferencia.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here