El Registro Civil de Guanajuato entregó este jueves por primera vez en la historia del país un acta de nacimiento a una persona con género no binario tras un juicio de amparo.
Se trata de Fausto Martínez, activista de 26 años que responde a los pronombres “elle, ella o él”, quien obtuvo el acta rectificada en el que ahora aparece la leyenda “NB” (no binario) en el apartado de “sexo”.
“Es un logro colectivo de las personas no binarias en México, que se reconozca legalmente nuestra existencia con todo lo que implica eso, hacernos un ente jurídico con derechos y obligaciones”, declaró este jueves en entrevista con la agencia EFE.
Su proceso comenzó el 24 de septiembre de 2021 cuando solicitó al Instituto Nacional Electoral (NBNE), que tiene un protocolo para personas trans, una credencial para votar en la que también apareciera “NB”.
El INE rechazó hacerlo con el argumento que no tenía un documento oficial que corroborara ese género, por lo que Fausto y la Asociación Amicus obtuvieron un amparo de un juez que se cumplió el pasado 11 de febrero.
En México, donde el Registro Civil es competencia local, cerca de la mitad de los 32 estados tienen una ley de identidad de género que permite a las personas trans rectificar su género en los documentos oficiales.
Además, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) falló en 2018 que “la identidad de género es un elemento constitutivo y constituyente de la identidad de las personas, por lo que su reconocimiento por parte del Estado resulta de vital importancia”.
Esta es la primera vez que se expide en México un acta para una persona no binaria y además ocurrió en Guanajuato, estado gobernado por políticos conservadores donde no hay una ley para reconocer la identidad de género.
A pesar de los avances legales, México es el segundo país de Latinoamérica con más violencia por homofobia y transfobia, después de Brasil, según el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT de la Fundación Arcoíris.
Por ello, Fausto espera que estos cambios combatan la discriminación que aún persiste en las autoridades y la ciudadanía.
“Es importante porque seguimos sufriendo de violencia y al momento de visibilizar se abona a la discusión pública del tema. Hemos estado muy polarizados tanto en el tema de lenguaje inclusivo como del mismo concepto del género en general”, reflexionó.
Entre 2014 y 2020, al menos 3514 personas LGTBI fueron asesinadas en América Latina y el Caribe, 1401 de ellas por motivos relacionados con el prejuicio frente a su orientación sexual o identidad de género. Solo en 2019 se registraron 327 casos y en 2020, en plena pandemia de coronavirus, fueron 351 las víctimas.
Aunque en todos los países de la región la situación es dramática, hay unos que están peor: Colombia, México y Honduras concentraron el 87% del total de víctimas en 2019 y el 89% el año pasado.
“Una de las hipótesis que estudiamos como causa para que en estos países la letalidad sea más alta es que hay mayor presencia de grupos armados y de fuerza pública, que ejercen violencia sobre esta población, además de que son lugares con corredores migratorios que también tienen un efecto en este tipo de crímenes”, señaló Marlon Acuña, coordinador de la red regional Sin Violencia LGTBI en entrevista para El País.
SEGUIR LEYENDO:

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here