Internacional
La ONU exige a Israel que deje entrar ayuda humanitaria en Gaza
AlexisRodríguez-Rata
Tel Aviv. Enviado especial
Tras una semana y media de negociaciones, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha aprobado una nueva resolución que “exige” la entrega “a gran escala” de ayuda humanitaria a Gaza y “tomar con urgencia” todas las medidas necesarias para ello y para “crear las condiciones para un cese duradero de las hostilidades”.
La medida, presentada por Emiratos Árabes Unidos y que hubo de reescribirse en varias ocasiones, cuenta con el voto favorable de 13 estados y la abstención de Estados Unidos y Rusia. Washington levantó su veto tras eliminarse el llamamiento a suspender las hostilidades y Moscú, al revés, presionaba para una declaración más contundente.
Aprobada la resolución sin vetos, aunque rebajada, es su cumplimiento –aunque obligado– lo que se ve complejo.
Israel ha aumentado la intensidad de la ofensiva en Gaza; en la foto, los restos de una vivienda tras un bombardeo en Rafah.
El ejército israelí se prepara para expandir su operaciones dentro de la franja, se lanza a primera hora de este sábado señalando fuentes de las Fuerzas de Defensa de Israel. Tras aprobarse la resolución se registraron bombardeos nocturnos en Gaza. Y horas antes de que se reuniera por quinta vez el Consejo de Seguridad de la ONU para tratar la crisis en Gaza, las fuerzas israelíes ampliaban, es más, la ofensiva terrestre con una nueva incursión en el centro de Gaza y combates por todo el enclave, ataques aéreos, bombardeos de artillería de norte a sur, incluso en ciudades fronterizas claves para el paso de víveres.
Israel se prepara para ampliar su ofensiva en Gaza tras exigir la ONU ayuda humanitaria
Desde las propias Naciones Unidas su secretario general António Guterres denunciaba anoche asimismo que Israel conduce una operación militar en Gaza que “está creando obstáculos masivos para distribuir la ayuda humanitaria”.
“¿Por qué la ayuda [hasta ahora] no se ha distribuido bien? Hamas se queda con parte”, argumentaba la portavoz de la oficina del primer ministro Beniamin Netanyahu ante la prensa con gesto serio  cinco horas antes de aprobarse la resolución. Y el texto de esta no recoge una condena de Hamas. Ni se cita a Hamas. Pero sí exige la liberación “incondicional” de rehenes.
El secretario general de la ONU, António Guterres.
Tras 77 días la guerra de Gaza ya supera los 20.000 muertos, entre ellos 8.000 niños, según las autoridades gazatíes. Y el hambre afecta a más de la mitad de la población de la franja, según las agencias internacionales. La preocupación por que la cifra solo haga que aumentar va a más y una nueva tregua que facilite la entrega de esa ayuda humanitaria es lo que hoy por hoy pocos esperan.
El jueves, tras conversaciones en Egipto, Hamas anunciaba que no hablará más sobre el intercambio de los rehenes por presos palestinos mientras el Estado hebreo no detenga por completo su operación militar.
“Hamas utiliza a toda la población [de Gaza] como escudo. Y hasta que Hamas no libere a todos los rehenes no habrá paz”, reiteraba ayer mismo el gobierno israelí.
Hamas ve “insuficiente” el acuerdo. El embajador palestino ante las Naciones Unidas concluyó tras la resolución que es “un paso en la buena dirección”. Pero en Israel también se discute sobre qué hacer en el post Hamas. El influyente asesor de Seguridad Nacional de Netanyahu, Tzachi Hanegbi, publicó el jueves una columna en un diario saudí en la que sugería que la Autoridad Nacional Palestina “reformada” y también “moderada” podría liderar la franja.
Por ahora la abstención tanto de Washington como de Moscú a la resolución es lo que aumenta la presión sobre Israel y Hamas para dar con una alternativa a la guerra y la crisis humanitaria en la que está sumida la franja. Se mira así al 15 de noviembre, cuando la ONU lograba aprobar su primera resolución sobre la guerra entre Israel y Hamas también tras cuatro intentos fallidos. Entonces llamó a “pausas y corredores humanitarios urgentes y prolongados a través de la franja” con la oposición de Israel. Hubo siete días de tregua. Las hostilidades volvieron el 1 de diciembre.
Más allá, a la espera de ver los efectos de la nueva resolución, es la violencia en la frontera entre Israel y Líbano la que continúa también con su escalada. Ayer las Fuerzas de Defensa de Israel comunicaban la muerte de un soldado en el norte del país. Hizbulah se responsabilizó del ataque. Líbano advirtió de que Israel debe acatar las resoluciones de la ONU para detener los ataques de la milicia chií. Pero las alarmas por cohetes son ya diarias en Israel y resuena día tras día el debate sobre si es inevitable una incursión paralela.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here