Tecnología
La inteligencia artificial generativa está en pleno boom 
Josep Lluís Micó
La inteligencia artificial generativa ha acaparado la atención —y los titulares— acerca de la tecnología en 2023. Ningún otro sistema de la quinta revolución industrial ha podido competir con una innovación que ha generado más preguntas que respuestas, más inquietud que tranquilidad. Mientras tanto, la blockchain o el metaverso, supuestos éxitos en este entorno, han ido languideciendo.
El éxito global de ChatGPT, de la firma Open AI, es en gran medida deudor del trabajo de figuras como Ian J. Googfellow. E incluso de las aportaciones remotas de referentes como Alan Turing o John McCarthy. Y hasta de los modelos ocultos de Andréi Márkow o de la mezcla gaussiana. Sin embargo, el interés de los observadores se centra en el futuro, no en el pasado.
Los técnicos de la consultora Gartner han averiguado que más del 80% de las empresas se valdrán de la inteligencia artificial generativa en 2026. Sea como fuere, uno de los fundadores de la compañía iRobot, Rodney Brooks, ya ha advertido a los más entusiastas de los peligros que entraña sobrevalorar las capacidades de este invento sin un mínimo espíritu crítico.
Él, una voz autorizada puesto que en su día fue director del Laboratorio de ciencias de la computación del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), lo resume del siguiente modo: “Ninguna tecnología ha superado jamás a todas las demás”. En cambio, su sucesora en el MIT, Daniel Rus, máxima responsable en la actualidad del organismo que Brooks encabezó tiempo atrás, opina que estos programas han borrado la distinción entre realidad y (ciencia) ficción.
Según sostuvo en un simposio celebrado en su universidad a finales de noviembre de 2023, la inteligencia artificial generativa es “una fuente de esperanza y una fuerza para el bien”. Una buena inspiración para los evangelistas digitales. El debate ético es difícil de afrontar, pero la amenaza de una avalancha de información errónea es real, como recuerda el jefe de Microland Limited, Pradeep Kar.
Desde abril de 2023, las principales naciones están regulando este campo. Así está siendo en China, Japón, Estados Unidos y la Unión Europea. Como muchos otros analistas, Kar aclara que a menudo prevalecen las prisas sobre el tino. Lo único cierto, añade, es que la inteligencia artificial generativa “solamente puede estabilizarse cuando los datos se agotan y el talento disponible no puede seguir el ritmo”.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here