Tecnología
El futuro de la economía y de las personas depende del impacto de la innovación
Patricia Coll
“Hablar de futuro digital es hablar de innovación”, destacó la copresidenta del IA Advisory Body de Naciones Unidas, Carme Artigas, en su discurso de bienvenida a la sesión “Innovación: impacto real” de Encuentros en La Vanguardia con la colaboración de Acciona. Celebrada en Espacio 23 de Madrid y retransmitida a través de la página web de este diario, la jornada contó con un debate en el que participaron la directora del Digital Hub de Acciona, Carmen Camuñas; el director general de COTEC, Jorge Barrero; y el director del programa Autopia del Centro de Automática y Robótica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Jorge Villagrá.
Carme Artigas define “innovación” como la capacidad de “hacer cosas distintas de manera distinta para conseguir resultados distintos”. “La apuesta por mejorar el nivel de digitalización del país va más allá de la adopción de herramientas tecnológicas”, advirtió Artigas. Por ello, desde la Secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial que dirigió durante los últimos cuatro años para “aprovechar las oportunidades sin precedentes” que ofrece la digitalización para “mejorar la economía y la sociedad”. También se están afrontando retos como la reducción de las “brechas digitales”, tanto relacionadas con la edad, como de género o territoriales para que “nadie se quede atrás”.
La innovación debe “impactar” en la “transformación del modelo productivo del país y la mejora de la sociedad”. “No tiene sentido el progreso tecnológico si no revierte en el progreso social”, aclara. Artigas reconoce que el sector público tiene que ser “el primero en innovar”. En esta línea, reveló que durante esta legislatura, por ejemplo, “vamos a ver muchas más aplicaciones de la inteligencia artificial en la administración” que se sumarán a soluciones tecnológicas ya existentes entre las que mencionó “Mi carpeta ciudadana”, que busca mejorar la interacción digital entre la administración y la ciudadanía.
El 30% de los fondos europeos en España se han dedicado a la digitalización como “palanca” para innovar “en muchos frentes”. En el de las “infraestructuras”, mencionó la conectividad, la computación cuántica y la IA. La hasta el pasado viernes Secretaria de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial resaltó el “liderazgo” de España bajo su Presidencia de la Unión Europea en materia tecnológica, que culmina en la primera ley para regular el uso de la IA del mundo.
“Queremos que el 40% de nuestra economía sea digital”. Para lograr pasar del 26% actual al 40%, se apoya el emprendimiento digital. Celebró que “la Ley de startups convierte a España en el país de Europa más atractivo para atraer inversiones y talento”. También destacó la importancia del impulso de los Proyectos Estratégicos para la Recuperación y Transformación Económica (PERTE), que son “apuestas verticales muy claras” para digitalizar distintos sectores estratégicos.
La “formación de las próximas generaciones basadas en competencias” entre las que menciona “el pensamiento computacional, el pensamiento crítico, la creatividad, la capacidad de colaboración, la capacidad de comunicación y la curiosidad”. “El talento llama al talento y si hay talento habrá inversión y habrá oportunidades”, agregó. Además, Artigas resaltó que “ningún país puede hacer nada sin colaboración público-privada”, innovando con impacto real. “La transformación digital está marcando la senda del crecimiento de España. El mundo que viene estoy convencida de que será mejor que el anterior y estoy segura de vamos a ser capaces de capturar las oportunidades de la tecnología”, concluyó.
Tras la bienvenida de Carme Artigas, se inició un debate en el que participaron la directora del Digital Hub de Acciona, Carmen Camuñas; el director general de COTEC, Jorge Barrero; y el director del programa Autopia del Centro de Automática y Robótica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Jorge Villagrá. “La innovación no se ha de quedar en el laboratorio, sino que ha de generar impacto real en el negocio y en la sociedad”, resaltó la directora del Digital Hub de Acciona. Además, Carmen Camuñas considera que la innovación debe “estar acotada” por lo que recomienda “probar pilotos” para comprobar “si generan impacto” antes de escalar los proyectos.
Como ejemplos de los proyectos piloto de Acciona, Carmen Camuñas explicó que en Canadá, con la ayuda de sensores de internet de las cosas (IoT) ubicados en los camiones, pueden medir la cantidad de sal que hay en la carretera para optimizar la ruta. Otro proyecto que llevan a cabo en Acciona utiliza la IA para predecir funcionamiento de los aerogeneradores a través del ruido, de forma que se consigue ser más eficiente en la tarea de mantenimiento.
Acciona apuesta por la innovación y la canaliza a través de cuatro centros tecnológicos y el propio Digital Hub que dirige Carmen Camuñas. “Estamos continuamente innovando y apoyando al ecosistema, con un programa de innovación abierta con startups a las que se les lanzamos retos”, explicó.
El director general de COTEC define la innovación como “todo cambio basado en el conocimiento que aporta valor, en sus múltiples dimensiones”. Barrero recordó también, como reto a la hora de medir el impacto real de la innovación, que por su naturaleza escalable y la facilidad con la que las ideas acaban beneficiando tarde o temprano a organizaciones que no han incurrido en el riesgo de inversión, lo que se conoce como efecto derrame, a menudo, el mayor impacto se produce alejada en el tiempo y el espacio del momento en el que se generó la idea. Por todo ello, insistió en que “no podemos medir el impacto con una mirada estrecha solo de las patentes o ventas que ha generado una idea para una compañía sino con una mirada más amplia”.
“A los investigadores nos surgen dudas también sobre cómo medir el impacto real de nuestro trabajo, pero parece que ha de tener una componente más social y orientarse con más frecuencia hacia la transferencia”, reconoció el director del programa Autopia del Centro de Automática y Robótica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Jorge Villagrá CSIC. Desde su punto de vista, hay que resaltar “la importancia de la colaboración públicoprivada y de la cocreación con los centros de investigación y las universidades”. A pesar de que en los últimos años hay una innovación más potente y se ven las universidades y los centros de innovación como focos de generación de valor, todavía hay mucho camino por recorrer en lo relativo a la colaboración público-privada”, insistió.
Los participantes en la sesión coincidieron en el protagonismo que tiene la educación para potenciar el espíritu innovador. “Tenemos que intentar inculcar en la sociedad un cambio de pensamiento”, señaló Carmen Camuñas. La directora del Digital Hub de Acciona puso como ejemplo las competencias necesarias para interactuar con las máquinas. “A formular preguntas a la IA se aprende mejorando la curiosidad y las competencias comunicativas”, subrayó. “Poco a poco se está cambiando la forma de educar”, celebró.
“Respecto a la educación tenemos que replantear muchas cosas pero sin abandonar la idea de que a mayor educación mayor progreso vital. En cuanto al impacto en el empleo, más que de profesiones hay que hacer el análisis por tareas y por roles. Cualquiera que trabaje como una máquina, sin aportar un valor diferencial, es susceptible de ser sustituido por una máquina. Hay que buscar el lado humano en todas las profesiones”, alertó el director general de COTEC, Jorge Barrero. “Seguramente todos los empleos susceptibles de automatizarse se destruirán, pero se crearán nuevos y se modificarán muchos otros. Tenemos que empoderar a la gente a través de la formación”, aclaró el director del programa Autopia del Centro de Automática y Robótica del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Jorge Villagrá reclamó además que “es estrictamente necesario entender las implicaciones éticas de la tecnología y en particular de la IA”.
El “boom de la IA” es uno de los mayores retos de futuro en opinión de los expertos, tal como expresó la directora del Digital Hub de Acciona. Carmen Camuñas cree que hay que “instaurar modelos de gobierno para la IA y hacer debates internos en el seno de cada organización”. También recuerda que “no va a haber una tecnología única puntera sino que será una combinación de muchas” y, por tanto, este debate también se deberá ampliar a otras tecnologías como la robótica”.
Carme Artigas, hasta el pasado viernes, Secretaria de Estado de Digitalización e IA, destacó la importancia de la «colaboración público-privada» para innovar con impacto real
“Cuando las máquinas puedan innovar por sí mismas y plantear disrupciones ellas solas entraremos en un escenario desconocido”, pronosticó Jorge Barrero. De momento, no obstante, Jorge Villagrá recordó que “estamos lejos de tener una inteligencia primitiva como la de los perros o los gatos, porque, aunque la IA genera soluciones portentosas y espectaculares, no entiende lo que hace”.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here