Internacional
Protesta contra Milei en México 
Redacción y agencias
Barcelona
La justicia argentina suspendió ayer la reforma laboral incluida en el decreto de necesidad y urgencia (DNU) presentado por el presidente Javier Milei, después del recurso presentado por la central sindical CGT. “Las formas republicanas no son mera retórica, sino que hacen a la esencia misma del sistema”, dice el fallo que frena el título 4 del decreto de necesidad y urgencia. El DNU es un recurso legal del Ejecutivo argentino que le faculta, en momentos excepcionales, poder tomar decisiones de urgencia sin necesidad de su aprobación por el poder legislativo.
La decisión de la Cámara Nacional del Trabajo fue respaldada por los jueces José Alejandro Sudera y Andrea García Vior. Un tercer voto, el de la juez Dora González, pidió que el expediente fuera remitido a la Cámara de Apelaciones de lo Contencioso, como había solicitado el fiscal el martes.
Uno de los aspectos del DNU más cuestionados por la CGT prevé la ampliación del período de prueba de los empleados hasta los 8 meses, la incorporación de los bloqueos (concentraciones obreras) como causa de despido y cambios en el sistema de indemnizaciones.
Entre los argumentos que esgrime para suspender la aplicación del la reforma laboral que impulsa Milei, el magistrado Sudera advierte que no se perciben las razones objetivas para la aprobación de estas medidas laborales. Tampoco ve las razones de “urgencia” que permitirían “eludir la debida intervención del Poder Legislativo en lo que hace a la legislación de fondo”.
Del mismo modo, el magistrado no entiende cómo las reformas planteadas, “de aplicarse de forma inmediata y por fuera del trámite normal de sanción de las leyes, podrían remediar la situación referida a la generación de empleo formal, máxime cuando el propio decreto reconoce que se encuentra estancada hace 12 años, lo que impide -en principio- considerar la irrupción de alguna circunstancia súbita, imprevisible o de extrema ‘excepcionalidad’”.
La decisión de la corte argentina supone un primer revés judicial para Milei, que requiere de estos poderes especiales para aplicar una legislación que supone un profundo cambio para con las leyes sociales argentinas. Sin embargo, la decisión judicial pone en suspenso solo una parte del decreto. En el peor de los escenarios, la justicia podría haber tumbado la totalidad del decreto.
Pese a la victoria obtenida, la CGT, de inspiración peronista, no ha desconvocado la jornada de paro prevista para el próximo 24 de enero, que supondrá un primer test para calibrar la resistencia social a la política de Javier Milei, así como la respuesta de su gobierno a las protestas en la calle.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here