Internacional
Claudine Gay, el pasado 5 de diciembre ante un comité del Congreso sobre educación, en Washington 
Afp y Redacción
Cambridge
La presidenta de la prestigiosa universidad de Harvard, Claudine Gay, ha presentado su dimisión, en medio de críticas por sus comentarios considerados ambiguos sobre cuestiones vinculadas al antisemitismo en el campus y acusaciones de plagio, según el periódico universitario.
“La presidenta de Harvard, Claudine Gay, dimitirá el martes por la tarde, poniendo fin a la presidencia más corta en la historia de la universidad, según una persona con conocimiento de la decisión”, informaba  el Harvard Crimson antes de que la universidad hiciera ningún comentario. Sí lo hizo, en cambio, la propia Gay, a través de una carta en la que señalaba que «ha sido angustioso que se hayan puesto en duda mis compromisos para enfrentar el odio y defender el rigor académico».
Claudine Gay ha ocupado el cargo durante seis meses, siendo la primera persona negra, y sólo la segunda mujer, en ser nombrada al frente de la universidad.
Durante una tensa audiencia en el Congreso el mes pasado,  Gay dijo que los llamamientos a matar judíos eran aborrecibles. Sin embargo, añadió que dependería del contexto si tales comentarios constituirían una violación del código de conducta de Harvard en materia de intimidación y acoso.
No han faltado añadidos a la polémica. Así, una denuncia sin firmar publicada el lunes en The Washington Free Beacon, una revista conservadora online que ha encabezado una campaña contra Claudine Gay durante las últimas semanas. La nueva denuncia añadió acusaciones de plagio en trabajos académicos que se suman a otras 40 que ya habían circulado de la misma manera y aparentemente por el mismo acusador, señala el The New York Times.
La junta de Harvard investigó las acusaciones el mes pasado y encontró dos artículos publicados que requerían una revisión pero señaló que Gay no violó las normas de conducta en sus investigaciones.
La audiencia de diciembre en el Congreso también provocó la destitución de Elizabeth Magill, de la universidad de Pensilvania, cuyo apoyo ya se había visto afectado en los últimos meses por su negativa a cancelar una conferencia de escritores palestinos. Renunció como presidenta cuatro días después.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here