Internacional
La UE apuesta por una conferencia de paz para implementar una solución para los palestinos
Beatriz Navarro
Bruselas. Corresponsal
No es una empresa fácil pero, hoy por hoy, aseguran la Unión Europea, Estados Unidos y el mundo árabe, la solución de los dos estados es “la única posible” para llevar la paz y la seguridad a los territorios palestinos, el propio Israel y el conjunto de Oriente Próximo.
Los ministros de Exteriores de los Veintisiete se conjuraron este lunes con sus homólogos de Egipto, Arabia Saudí y Jordania durante una reunión celebrada en Bruselas para defender la creación de un estado palestino como “única vía posible” para superar el histórico conflicto palestinoisraelí y para presionar al Gobierno de Israel para que acepte la fórmula, recogida por primera vez en los Acuerdos de Paz de Oslo hace 30 años y avalada en su día por algunos políticos del estado hebreo, aunque su actual primer ministro, Benyamin Netanyahu, la considera “una derrota” inasumible.
El Alto Representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, este lunes en Bruselas
“Más muerte, más destrucción y más dolor a los palestinos no ayudará a derrotar a Hamas ni a su ideología. Tampoco aportará más seguridad a Israel, al contrario, por eso debemos redoblar nuestros esfuerzos para pasar de esta mortal confrontación a una solución” que en caso de que Israel no acepte deberá ser “impuesta” por la comunidad internacional, defendió el Alto Representante de Política Exterior de la UE, Josep Borrell, al dar cuenta de la reunión, a la que también fue invitado, por separado, el jefe de la diplomacia israelí, Israel Katz.
Katz acudió a la cita de Bruselas advirtiendo que solo quería hablar de la “urgencia” por la liberación de los rehenes en manos de Hamas y de restaurar la seguridad en su país pero sorprendió a los ministros con dos presentaciones en vídeo de dos proyectos: la construcción de una isla artificial frente a la costa de Gaza donde instalar un puerto y plantas desalinizadoras, una idea que lanzó en el 2017 cuando era ministro de Transportes, y la construcción de una conexión por ferrocarril con la India. “Muy interesantes”, ironizó Borrell, pero que “poco a nada tenían que ver” con las discusiones. “El ministro hubiera podido aprovechar mejor su tiempo preocupándose por la situación de su país”.
La UE apuesta por la convocatoria de una conferencia de paz “lo antes posible” en la que perfilar un plan de paz con medidas concretas para hacerlo realidad, como relata un documento de 12 puntos enviado por Borrell a los Veintisiete. Esta iniciativa coincide con las gestiones del enviado especial de Estados Unidos para la región, Brett McGurk, con Egipto y Catar para debatir una propuesta que, según The Wall Street Journal, reposa también sobre la solución de los dos estados, base también de otra iniciativa aparte de los países árabes que incluiría como aliciente la normalización de relaciones entre Arabia Saudí e Israel. “Todas las iniciativas son bienvenidas pero deberíamos intentar poner orden para llegar a algo concreto y operativo con apoyo suficientemente grande”, dijo Borrell.
Los países de la UE mantienen posiciones diferentes sobre el conflicto palestinoisraelí y no todos reclaman un cese al fuego, como este lunes volvieron a pedir España, Bélgica e Irlanda, pero uno de los puntos de acuerdo de la posición común es la defensa de la solución de los dos estados, que también respalda Naciones Unidas. Este lunes se dejó claro que no aceptan como respuesta la negativa de Netanyahu a siquiera contemplarla.
“Todos los que dicen que no quieren ni oír hablar de esa solución no han planteado ninguna alternativa”, replicó la ministra de Exteriores de Alemania, Annalena Baerbock, en declaraciones a la prensa. Aunque es “complejo”, no cabe “esconder la cabeza bajo tierra”, por que la “única solución posible”, añadió. Para el flamante ministro de Exteriores francés, Stéphane Séjourné, las últimas declaraciones de Netanyahu sobre el tema son “preocupantes” y evidencian su aislamiento. “La gran mayoría del mundo que quiere la paz y quiere una solución de dos Estados”, recalcó el irlandés, Micheál Martin.
“España es totalmente favorable a que demos un paso más y no sea solo hablar de la solución de los dos Estados” o decir que se es favorable sino de “materializarlo”, defendió por su parte el ministro de Exteriores, José Manuel Albares. La solución debe poner a Gaza y Cisjordania “bajo una única autoridad”, “con continuidad territorial, conectados por un corredor y salida al mar” y con Jerusalén como capital, compartida con Israel, detalló. La idea de convocar a las partes a una conferencia de paz, recordó Albares, se apoya en la propuesta lanzada por España en octubre y avalada por el Consejo Europeo. Belgica, que ocupa la presidencia rotatoria del Consejo de la UE, se ha ofrecido a acoger la reunión, pero la prioridad de España, insistió el ministro, no es “dónde” se celebra sino “conseguir que se haga realidad”. Albares quiso ser discreto sobre las fórmulas que la UE maneja para “implementar” la solución, pero sugirió de esa cita podría salir un plan para que los países europeos reconozcan de forma coordinada la soberanía palestina.
Los Veintisiete también se reunieron con su homólogo palestino, Sayid Al-Maliki, que antes de la reunión pidió a Europa que “demuestre liderazgo y coraje”. “Espero que pidan un alto el fuego, que condenen las declaraciones de Netanyahu rechazando la solución de los dos estados y que contemplen sanciones contra él y otros que están destruyendo las oportunidades para esa solución y para la paz en Oriente Medio”, declaró Al-Maliki, que advirtió que el sistema de salud de Gaza ha “colapsado” y no hay forma de tratar a miles de heridos palestinos, que no pueden salir de la franja para recibir tratamiento.
“Debemos imponer la paz. Creo que todo el mundo sabe que el único camino es una paz integral sobre la base de la solución de dos Estados”, defendió el ministro jordano de Exteriores, Ayman Safadi, utilizando el mismo verbo, “imponer”, que ha empezado a usar la UE para impulsar la solución al conflicto. Algunos países europeos, como Letonia este lunes, empiezan a hablar de aplicar “presión económica” sobre Israel para que acepte la solución. “Hay fórmulas”, admitió Borrell, pero “no estamos ahí aún”.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here