Tecnología
Una parte de las instalaciones de Plenty en Estados Unidos
Josep Lluís Micó
La edición de 2024 del CES, que se define a sí mismo como el mayor encuentro digital del planeta, está prestando una atención preferente a la agricultura y la ganadería. Este acontecimiento, celebrado durante la segunda semana de enero en Las Vegas (Estados Unidos), está impulsado por la Consumer Technology Association, de ahí su denominación —por sus siglas—, y ha congregado a más de 130.000 asistentes y 4.000 expositores.
Con la inteligencia artificial como asunto nuclear —¡¿cómo no?!— y entre empresas de sectores diversos como Intel, Walmart o Best Buy, ha emergido con fuerza la startup Plenty. Se trata del fabricante de granjas de robots avanzados radicado en California, también en Norteamérica, cuyo planteamiento pretende ser revolucionario.
Sus directivos aspiran a transformar el cultivo tradicional en el campo e incidir significativamente en la alimentación. Así, en un momento en el que el interés se estaba centrando con preferencia en áreas como las finanzas, la seguridad, la sanidad, el transporte, el comercio e incluso el ocio, el entretenimiento, los espectáculos y los medios de comunicación, ellos quieren situar la agricultura en una posición de privilegio.
Sus dispositivos automáticos plantan y trasplantan los vegetales, los riegan y los cuidan sin intervención humana ni animal. De hecho, sus modelos de granjas verticales ni siquiera necesitan suelo. Los portavoces de Plenty destacan que su método es muy respetuoso con el medio ambiente, y que sus precios son equiparables a los de los artículos convencionales.
Conceptos repetidos hasta la saciedad en el CES de 2024 y en muchas otras citas similares, sin ir más lejos, el Mobile World Congress de Barcelona, como la eficiencia, la sostenibilidad y la productividad, son capitales tanto para los ingenieros como para los clientes de esta firma. Por este motivo, sus responsables esperan que se mantenga el entusiasmo por el catálogo que están promocionando.
La agricultura y los retos del mundo rural, pues, se han colado entre los robots de compañía, los cinturones smart para personas con discapacidad visual o los electrodomésticos conectados a internet y vinculados entre sí a través de la red. Y, por supuesto, entre las novedades de la omnipresente, aunque no omnipotente, inteligencia artificial generativa.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here