Barcelona
Mats Granryd, director general de la GSMA, y Lara Dewar, jefa de marketing, durante la presentación del MWC 2024
David Guerrero
Barcelona
Los congresistas chinos fueron los que elevaron al Mobile World Congress (MWC) hasta cotas de asistencia por encima de los 100.000 asistentes antes de que apareciese la covid. A su vez, la ausencia de visitantes asiáticos durante los duros años de la pandemia fue lo que mejor ejemplificó las dificultades para celebrar eventos globales en aquellos tiempos. Ahora, el creciente registro previo de profesionales chinos para la próxima edición es la señal definitiva de que Barcelona volverá a ser durante la última semana de febrero el punto de encuentro del sector entre americanos, asiáticos y europeos.
Los problemas de la economía china no parecen ser un problema. Todo lo contrario. “Tienen que venir aquí precisamente en busca de oportunidades, el Mobile es el lugar donde hacer negocio”, ha destacado Mats Granryd, el director general de la GSMA, durante la presentación del congreso, celebrada este jueves en la antigua fábrica Estrella Damm. En ese lugar las respuestas a las preguntas de los periodistas y los titulares corrían a cargo habitualmente de la cara más visible del Mobile, John Hoffman, que estuvo ausente por motivos personales por primera vez desde que el congreso aterrizó en Barcelona en el 2006.
El poderío asiático será evidente con el espacio ocupado por Huawei, el expositor con más metros cuadrados contratados un año más. La empresa ocupará prácticamente un pabellón entero de los ocho del recinto Gran Via de Fira de Barcelona en l’Hospitalet que llenará el Mobile. Con 2.400 empresas expositoras, el congreso vuelve a colgar este año el cartel de ‘completo’ y se plantea el reto de encajar y adaptar las nuevas piezas que quiere incorporar en un espacio al límite hasta que se construya el nuevo pabellón previsto para el 2026.
El regreso de los asiáticos lleva a los responsables del congreso a prever unos 95.000 asistentes en su vigésima edición, que tendrá lugar del 26 al 29 de febrero. La cifra proyectada queda por encima de los 88.500 del año pasado pero aún por debajo de los casi 110.000 que se alcanzaron en el 2019. Lo cierto es que los organizadores no tienen la aspiración de recuperar aquellas cifras en las que era realmente incómodo moverse por unos pasillos abarrotados e incluso generaba quejas por tener que hacer colas para comerse un bocadillo o ir al lavabo.
La organización defiende que prefiere ganar en calidad que en cantidad. También se centra en hacerlo en diversidad temática. Alrededor de la mitad de asistentes registrados no pertenecen al sector de la telefonía móvil. Consultorías, empresas industriales, de movilidad, salud, finanzas, entretenimiento… “Es mucho más que móviles, es la transformación digital de multitud de sectores”, resume Granryd. Es por esa razón que en el listado de grandes marcas presentes en el salón citan igual a Telefónica o Google que al fabricante de aviones Airbus.
En ese sentido, los organizadores del congreso hicieron un cambio estratégico del nombre y rebautizaron el Mobile, que es como se le conoce popularmente en Barcelona. Pasaron a denominarlo MWC a secas, sin responder a un concepto concreto tras las siglas. De esta manera se da cabida a todo el ecosistema alrededor de la tecnología en el sentido más amplio posible. A tenor de los resultados, parece ser que les está funcionando aunque desde fuera todo parezca más simple.
La inteligencia artificial, tema omnipresente en el sector durante los últimos meses, tendrá un lugar predominante en el salón, como en su momento lo tuvieron el fallido metaverso o la consolidada tecnología 5G. La parte futurista de ciencia ficción este año irá a cargo de un prototipo de coche volador.
Las tendencias de futuro más realistas se podrán encontrar en el 4 Years From Now (4YFN). El salón para empresas emergentes y emprendedores celebrará en esta edición su décimo aniversario plenamente integrado en el corazón del Mobile, a donde se mudó de manera experimental en el 2021, cuando sobraba espacio por todos lados debido a la ausencia de congresistas internacionales. Aprovechó la oportunidad y ahí se ha consolidado, ganándose la plaza tras años de crecimiento constante en Montjuïc.
Si en el 4YFN las protagonistas son las empresas con ganas de crecer, en un nuevo espacio creado, el Talent Arena, quien toma la palabra son los profesionales digitales a nivel personal. El nuevo espacio se ubicará en el pabellón 3, uno de los lugares privilegiados, donde están los grandes fabricantes de teléfonos y las operadores. El germen del Mobile convivirá con este nuevo ámbito, la principal novedad de la edición del 2024. Sus contenidos y dinamización van a cargo de la Mobile World Capital Barcelona, la fundación creada hace doce años para que el congreso de cuatro días dejase legado en la ciudad. Suyo fue el 4YFN, que años después, cuando ya se había convertido en un éxito, fue asumido por la GSMA.
El evento no será ajeno al contexto en el que se celebra. Para finales de febrero probablemente ya se haya entrado en situación de emergencia por la sequía y los congresistas recibirán información previa sobre ella instándoles a hacer un consumo responsable del agua durante su estancia en Catalunya. Son esos mismos mensajes que hace unos años llegaban a los teléfonos de todos los asistentes alertando de las huelgas de transporte público o de protestas políticas que ponían en jaque la plácida celebración del congreso.
Fira de Barcelona también tomará medidas en ese sentido. Estos días están repasando todas las instalaciones para evitar cualquier mínima pérdida de agua en los lavabos. Se reducirá también la duración del agua que sale de los grifos de pulsación automática y las fuentes que suministraban agua gratuita a los sedientos congresistas se quedarán guardadas en el almacén. Tampoco habrá agua en la fuente ornamental que es el fondo de postal publicado en las redes sociales por muchos congresistas cuando llegan.
Relacionado con el agua, pero también en un entorno completamente seco, habrá un barco de hidrógeno de los que se usarán de apoyo en la Copa del América y una experiencia inmersiva sobre la competición que se celebrará a finales de verano.
El Mobile había sido tradicionalmente el primer gran evento en la agenda de congresos profesionales de Barcelona, pero desde hace tres años ese lugar lo ocupa el salón audiovisual Integrated Systems Europe (ISE). Un mes antes, del 30 de enero al 2 de febrero, reunirá a más de 58.000 profesionales y 1.340 expositores llenando los ocho pabellones del recinto ferial de l’Hospitalet, un hito solo al alcance del Mobile y de Alimentaria. 

Los responsables del congreso más importante del sector en el continente cambiaron Ámsterdam por Barcelona para poder crecer y este año ya celebrarán la edición más grande de sus veinte años de historia. Al igual que el MWC, el ISE también ha exhibido entendimiento con las administraciones locales y la organización está dispuesta a cultivar una relación a largo plazo con la capital catalana y su tejido económico.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here