Emprendedores
El equipo de Meloom, con Víctor Velasco a la izquierda e Iván Jiménez a la derecha delante
Lorena Farràs Pérez
Dos profesionales con una dilatada trayectoria en la industria de la música y un ingeniero son los directores de orquesta detrás de la start-up Meloom, dedicada a la educación musical en línea. “Con la pandemia de la covid-19, los eventos musicales quedaron parados, pero se empezó a hablar de salud mental y de cómo podría ayudar aprender a tocar un instrumento mientras estábamos confinados en casa”, recuerda Víctor Velasco, con experiencia como director en Minimúsica (entretenimiento educativo para el público familiar) y en la empresa de management y discográfica Sones.
Con la idea de crear una solución para aprender a tocar un instrumento de forma remota, Velasco contactó con Iván Jiménez –con experiencia en finanzas, estrategia, transformación empresarial y operaciones en compañías del sector de la música, entre otros campos– y con Juan Placer, ingeniero de sistemas informáticos, ingeniero certificado en machine learning y analista y consultor de startups tecnológicas. Tras una inversión inicial de 120.000 euros y cerca de dos años de desarrollo, los tres emprendedores fundaron la startup Meloom en enero del 2022.
Aprender a tocar un instrumento contribuye a mantener joven el cerebro
“Somos una solución desde la que cualquier persona puede aprender a tocar un instrumento desde cero”, explica Jiménez, quien asegura que toca la guitarra desde los 12 años y que nunca ha ido a terapia. “Estoy seguro de que la guitarra me ha ayudado mucho en este sentido”, afirma. Por el momento Meloom ofrece clases de guitarra, ukelele y cajón a sus más de 2.000 usuarios de todo el país. “Son sobre todo de Madrid, Barcelona y Valencia, pero también de zonas más remotas en las que es más difícil acceder a lecciones presenciales con un profesor”, indica el cofundador.
Los emprendedores han desarrollado un método educativo propio, con itinerarios de aprendizaje personalizados y adaptativos gracias al machine learning. “El aprendizaje se basa en enseñar a tocar tus canciones favoritas y eso es muy motivador. Además, a través de un acuerdo con Unión Musical, ofrecemos los instrumentos a quien no tenga”, añade Jiménez. Otra característica diferencial son las lecciones en línea
con artistas conocidos, como Santi Balmes, de Love of
Lesbian.
Con sede en Barcelona y una facturación de 70.000 euros, la empresa emergente es una de las cinco startups españolas elegidas para participar en el Music Tech Europe Academy. En el 2024, los cofundadores aspiran a alcanzar el medio millón de euros en ventas, y más a medio plazo quieren lanzar su propia marca de instrumentos.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here