TOKIO. – La icónica escultura de una calabaza gigante de la artista nipona Yayoi Kusama, ubicada al aire libre y frente al mar, se ha visto dañada este lunes por el paso de un tifón por el sudoeste de Japón.

La obra de arte, conocida como “Calabaza Amarilla”, es una de las piezas más conocidas de la isla de Naoshima, un popular destino turístico por sus esculturas al aire libre, museos de arte contemporáneo y edificios de reputados arquitectos.

La escultura, instalada en una plataforma frente al mar interior de Seto y de unos 2 metros de altura y 2,5 metros de diámetro, fue arrancada de su base por la subida de la marea y terminó flotando en la marejada, según se pudo ver en vídeos subidos por usuarios nipones a las redes sociales.

La compañía propietaria de esta pieza y de otras instalaciones de Naoshima, Benesse House, confirmó este lunes que la calabaza gigante “había quedado dañada” y “estaba siendo retirada” hasta nuevo aviso, a través de un comunicado.

Naoshima, al igual que otras zonas del oeste y el sudoeste del archipiélago nipón, se está viendo golpeada por el paso del tifón Lupit, el noveno de la temporada en el Pacífico, que ha dejado lluvias torrenciales, rachas de viento y marejada.