Internacional
Se trata de la la cifra más alta de soldados muertos en un mismo día desde el inicio de la guerra
La Vanguardia
Barcelona
Al menos 24 soldados han muerto en las últimas 24 horas en Gaza, la cifra de fallecidos diaria más elevada desde que estallara el conflicto contra Hamas el pasado 7 de octubre. Al menos 21 de los soldados murieron en un mismo ataque, cuando estaban preparando explosivos para demoler dos edificios en el centro de Gaza el lunes cuando un miliciano palestino lanzó una granada propulsada por un cohete contra un tanque cercano, explicó este martes el contralmirante Daniel Hagari, principal portavoz militar de las fuerzas israelíes. Otros tres militares habían muerto antes en otro ataque en el sur de la franja.
El primer ministro israelí, Beniamín Netanyahu, calificó el incidente de «desastre» y anunció una investigación militar. «Debemos aprender todas las lecciones y hacer todo lo posible para preservar las vidas de nuestros combatientes», señaló Netanyahu, en un comunicado, en referencia a «uno de los días más duros» desde el estallido de la guerra.
La explosión activó los explosivos, lo que provocó que ambos edificios de dos plantas se derrumbaran sobre los 21 soldados que estaban dentro. «Por lo que sabemos, alrededor de las cuatro de la tarde los terroristas dispararon un RPG contra un tanque que protegía a las fuerzas y al mismo tiempo se produjo una explosión en dos edificios de dos pisos», informó Hagari, que confirmó a los medios hebreos que se está investigando si la explosión fue el resultado de las minas colocadas por las propias tropas.
Soldados israelíes operan en la franja de Gaza, en medio del conflicto en curso entre Israel y el grupo islamista palestino Hamas
El incidente se produjo en el centro de la franja, cerca de la comunidad fronteriza de Kissufim, donde el Ejército anunció que las tropas estaban destruyendo estructuras de los islamistas de Hamas, a fin de crear un perímetro de seguridad que «permitiera a los residentes de las comunidades fronterizas israelíes regresar a sus hogares». 
El presidente israelí, Isaac Herzog, emitió un comunicado sobre lo que calificó como una «mañana insoportablemente difícil». «En nombre de toda la nación, consuelo a las familias y rezo por que los heridos se recuperen. Incluso en esta mañana triste y difícil, somos fuertes y recordamos que juntos venceremos», declaró.
El incidente podría dar un nuevo impulso a las voces críticas en Israel que piden un alto el fuego o incluso la detención por completo de la ofensiva. En el pasado, un gran número de bajas israelíes presionó al gobierno de Israel para que detuviera operaciones militares. Sin embargo, también alimentará a los sectores que piden continuar la guerra hasta aniquilar a Hamas y liberar a los más de 100 rehenes aun cautivos en la franja, como defiende el mismo primer ministro. «En nombre de nuestros héroes, por el bien de nuestras vidas, no dejaremos de luchar hasta lograr la victoria absoluta», afirmó Netanyahu. 
Tanques israelíes en la franja de Gaza 
El pueblo hebreo cada vez está más dividido sobre si es posible conseguir ambos objetivos. Las familias de los rehenes y muchos de sus partidarios han pedido al gobierno que llegue a un acuerdo de alto el fuego, diciendo que se está acabando el tiempo para traer a los rehenes con vida a casa. El lunes, decenas de familiares de los capturados irrumpieron en una reunión de un comité parlamentario exigiendo un acuerdo para lograr la liberación de sus seres queridos.
Las muertes de soldados se produjeron mientras las fuerzas israelíes están llevando un nuevo impulso de su campaña terrestre, centrada en Jan Yunis, la ciudad principal en el sur del enclave palestino, cerca de áreas que albergan a cientos de miles de personas que huyeron de otras partes del territorio palestino. El ejército israelí anunció el martes que sus tropas han rodeado la ciudad. 
Según informa Reuters, los habitantes de Gaza dicen que los bloqueos israelíes y el asalto a hospitales que se han producido desde el lunes dejaron a los heridos y muertos fuera del alcance de los rescatistas mientras los combates se intensificaban en la superpoblada ciudad. La mayoría de las víctimas, al lo menos 40 personas, murieron en los ataques a cuatro escuelas que funcionaban como refugio para 30.000 desplazados, dos de ellas se encontraban en la denominada Área humanitaria de Mawasi, situada en la costa de Jan Yunis y que el ejército israelí había catalogado como zona segura.  
Los muertos estaban siendo enterrados dentro de los terrenos del principal hospital Nasser de Jan Yunis porque no era seguro salir para llegar al cementerio. Otro hospital de Jan Yunis, el Al Jair, fue asaltado por tropas israelíes y arrestaron al personal, y un tercer centro sanitario, el Al Amal, donde tienen su base los rescatistas de la Media Luna Roja, quedó aislado e inalcanzable, según funcionarios palestinos.
Protesta este lunes en Jerusalén contra el gobierno de Netanyahu para que los rehenes de Hamas vuelvan a casa 
Israel lanzó la ofensiva después del ataque transfronterizo de Hamas del 7 de octubre que mató a más de 1.200 personas y secuestró a unas 250 más. Más de 100 fueron liberados en noviembre a cambio de un alto el fuego de una semana y la liberación de 240 palestinos encarcelados por Israel.
La ofensiva ha causado una destrucción generalizada, ha desplazado a aproximadamente el 85% de la población de Gaza y ha dejado más de 25.000 palestinos muertos, según datos palestinos. Las Naciones Unidas y las agencias de ayuda internacionales dicen que los combates han desatado un desastre humanitario, con una cuarta parte de los 2,3 millones de habitantes de la zona enfrentando la hambruna.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here