Internacional
El premier israelí, Beniamin Netanyahu 
Alexis Rodríguez-Rata
Tel Aviv | Enviado especial
En la política interna israelí hace días que se discute sobre un supuesto plan estadounidense para ‘el día después de Beniamin Netanyahu’. El primer ministro israelí respondió hoy, en rueda de prensa, que cualquier movimiento en tal sentido implicaría trabajar por «un Estado palestino», a lo que ha reiterado que se opone. Incluso pese a la presión a favor de Estados Unidos. Así se lo habría trasladado.
El secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, ha insistido tras su última gira en Oriente Medio en que la normalización en la región con Israel pasa por dar contenido a un Estado palestino. Los Estados árabes creen que un alto el fuego en Gaza y trabajar en ese sentido es el camino a seguir para hallar una solución. La oposición del premier se extiende sin embargo a ambas propuestas.
Netanyahu considera que un alto el fuego envía un mensaje de debilidad y dañaría la seguridad de Israel durante generaciones. También cree que el Estado hebreo debe mantener el control de seguridad desde el río Jordán hacia el oeste, lo que en la práctica implica rechazar el Estado palestino.
El mapa de la evolución de los territorios de Israel y Palestina 
Según remarcó en su rueda de prensa, pretende bloquear el plan de establecer un Estado palestino como parte del ‘día después’ a la guerra en Gaza o a su propio mandato. Reitera así su posición tradicional en esta cuestión. Y critica que se plantee dar control sobre la franja a la Autoridad Nacional Palestina.
«Les digo esta verdad a nuestros amigos estadounidenses y también detuve el intento de imponernos una realidad que perjudicaría la seguridad de Israel», señaló Netanyahu, que agregó que la mayoría de población israelí mantiene su postura de rechazar un posible Estado palestino. Su opción sigue siendo la guerra hasta acabar con Hamas, «hasta la victoria total». También de cara a lograr liberar a los 136 rehenes en manos todavía de la organización islamista, no todos vivos.
El primer ministro, muy cuestionado por amplios sectores sociales del país antes del ataque de Hamas el 7 de octubre, lidera actualmente un gabinete de unidad nacional. Las disensiones en su interior, sin embargo, se repiten. Suma asimismo roces con Estados Unidos.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here