SANTO DOMINGO.- La fiebre porcina africana se ha detectado en la provincias Sánchez Ramírez, Montecristi, San Juan, Hermanas Mirabal, La Venga, entre otras provincias.

En ese sentido, los porcicultores del municipio de Cevicos, en Sánchez Ramírez, donde se registró el mayor foco de contagio, temen que las autoridades del sector agropecuario vayan a sacrificar sus cerdos, que constituyen para muchos, la única fuente de ingresos, la cual catalogan como «la alcancía del pobre».

Ese es el caso de Celeste Núñez, una señora de 71 años, que con pasos lentos y cuerpo visiblemente cansado, describe que desde temprana edad se dedica a la crianza de ganado porcino en traspatio, con el que ha podido sustentar su familia.

«Ay Dios, yo me asusté cuando llegó la prensa porque pensé que era la gente (autoridades de sanidad), que habían llegado a matarme mis puerquitos», comentó la señora a periodistas de EL DÍA, que llegaron a su hogar esta mañana, en el sector Los Cajuiles del referido municipio.

De su lado, Luciano Suárez ha preferido sacrificar sus cerdos antes que dárselos al Gobierno, ya que no confía en que el dinero le sea remunerado como dijo el ministro de Agricultura.

Y es que, de acuerdo con el Ministerio de Agricultura, se calculará el precio por kilo y se otorgará una compensación económica a los productores a través del Banco Agrícola para evitar la pérdida de su inversión.

Suárez aseguró que en Cevicos no ha visto el primer cerdo morir a causa de la fiebre porcina africana.

Entre tanto, algunos porcicultores del municipio de Cotuí prefieren mantenerse al margen y no dar declaraciones, debido a que tienen los cerdos en lugares alejados y esperan las autoridades no se los mate.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here