Internacional
Pandilleros armados toman una televisión pública de Ecuador
La Vanguardia
Barcelona
Crece la tensión en Ecuador este martes tras la toma de varios pandilleros encapuchados y armados en la televisión pública TC en Guayaquil “para que sepa que no se deben jugar con las mafias”, dijo ante la cámara uno de los asaltantes. A última hora de este martes, la policía de Ecuador comunicó la detención de las personas involucradas en el asalto a las instalaciones y la evacuación del personal.
Las imágenes del programa El Noticiero, en directo, mostraron a los asaltantes obligando al personal a tumbarse en el suelo -que tomaron como rehenes- y a quienes exigían que pidieran en directo a la Policía que se retirase. Mientras se escuchaban disparos y gritos de los trabajadores. 
«Hay un colega herido», según se escucha en la transmisión en la web antes que la señal se cortase. En este sentido, los directivos de los medios públicos solicitaron al gobierno protección ante los hechos violentos que el país enfrenta, según ha informado Infobae. Posteriormente, los organismos de protección como Fundación Periodistas Sin Cadenas emitieron alertas urgentes.  
La operación de rescate se saldó sin víctimas, pero eso no impidió que el pánico se desatara en las calles , centros educativos y comercios de Guayaquil, la ciudad más poblada del país, donde ocho personas resultaron muertas y otras dos heridas cuando encapuchados dispararon a transeúntes y vehículos, y tomaron a la fuerza un tienda de abastecimientos. La Universidad Nacional de la ciudad también fue asaltada por los pandilleros y se habrían producido secuestros y extorsiones. Y a pocos quilómetros más al norte, en Nobol, dos policías fueron asesinados a tiros. 
Grupos mafiosos toman una televisión de ecuador
Antes se habían producido otros ataques. En la ciudad de Esmeraldas se arrojó un artefacto explosivo cerca de unas instalaciones de las fuerzas de seguridad. Asimismo, tres agentes de policía que estaban de servicio fueron secuestrados en la ciudad de Machala, al sur del país. Y en Quito otro policía fue secuestrado por tres pandilleros. 
La policía tuvo que intervenir ante las más de seiscientas situaciones de emergencias reales recibidas y acudió en ayuda del personal en varios hospitales que también fueron asaltados.
Para hacer frente a estos incidentes graves a última hora de este martes, el presidente Daniel Noboa declaró en un decreto la existencia de un «conflicto armado interno» en el país y ordenó a las Fuerzas Armadas ejecutar acciones militares para luchar contra los grupos de crimen organizado. Durante la jornada del martes hubo secuestros de al menos siete policías -tres ya han sido liberados- y una serie de explosiones en varias ciudades, así como motines que ocurrieron ayer en seis cárceles del país y que acabaron con la declaración del estado de emergencia por parte de Noboa. 
El presidente también designó como grupos «terroristas» a un total de 22 grupos de crimen organizado del país, como los Latin Kings, los Lagartos o los Choneros, estos últimos acusados de estar detrás del asesinato del candidato presidencial Fernando Villavicencio el pasado agosto. De hecho la medida del estado de emergencia fue una respuesta a la aparente fuga de Adolfo Macías, líder de esta banda criminal, de la prisión donde cumplía una condena de 34 años, y otros incidentes penitenciarios recientes, incluida la toma de rehenes de guardias.
Noboa, hijo de uno de los hombres más ricos del país, asumió el cargo en noviembre prometiendo detener una ola de violencia relacionada con el narcotráfico en las calles y en las cárceles que ha ido creciendo durante años. 
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here