Tecnología
Los auriculares Timekettle WT2 Edge.
Ramón Peco
En pleno desarrollo de la inteligencia artificial, flota en el aire la pregunta de si ya se ha disponemos de la tecnología para que se cumpla un viejo sueño: que podamos hablar con cualquier persona, al margen del idioma que hable.
Los servicios de traducción digital funcionan razonablemente bien. ¿Son capaces en 2024 de interpretar lo que escuchamos en otro idioma de forma fácil, fiable y rápida? En TikTok vemos que abundan los vídeos de personas que usan auriculares bluetooth para mantener conversaciones con otras que no hablan su idioma. 
En todos ellos parece que la tecnología funciona bien. Hemos querido comprobar hasta qué punto es fiable un modelo muy popular entre algunos tiktokers, los auriculares Timekettle. Los quisimos poner a prueba, pues parecen estar entre los mejores sistemas que existen en el mercado de consumo para realizar traducciones instantáneas.
Durante varios días hemos comprobado la eficacia de los auriculares traductores Timekettle WT2 y un traductor Fluentalk T1 Mini. Los auriculares, que funcionan mediante una aplicación para teléfonos móviles, permiten según el fabricante la interpretación simultánea bidireccional, algo que sobre el papel se antoja bastante ambicioso. Además, el fabricante asegura que tienen una eficacia traduciendo de hasta un 95%.
El traductor Timekettle Fluentalk T1 Mini .
La empresa ha creado un motor de traducción que utiliza la tecnología de otros motores, como los de Google, Microsoft, DeeL, o iFlytek. Y lo que parece más importante: Timekettle dispone de 15 servidores repartidos por todo el mundo. Suponemos que es a esto a lo que se debe la buena latencia del servicio, pues es capaz de proporcionar traducciones sin apenas esperas.
Realizamos nuestra prueba con una experta. María José Hernandez Sánchez, traductora e intérprete de inglés. Mantenemos una conversación con ella en la que este periodista habla en español y ella en inglés. Y lo hacemos en el ambiente ruidoso de un bar. Un escenario duro para cualquier sistema de traducción.
Mantenemos dos tipos de charla, una sencilla y otras más compleja. Algo que se percibe de inmediato es que la traducción es notablemente más veloz que si usamos las aplicaciones más populares de traducción que permiten un modo de conversación, como Google Translate.
Probamos los auriculares Timekettle W2 en un entorno ruidoso para ponerlos a prueba.
Timekettle claramente ha logrado unos buenos niveles de latencia, el tiempo que transcurre entre la frase que pronuncia uno de los dos interlocutores y la respuesta que produce el dispositivo. Esto es sumamente importante de cara a mantener una conversación. Todos los que hayan usado traductores como los de Google o Microsoft se han encontrado con el freno de que estas aplicaciones a veces tardan demasiado en responder.
La siguiente prueba que hacemos es con el propietario chino de un pequeño negocio. Con él resulta mucho más insólito probar estos auriculares. En este caso el entorno es mucho más silencioso. Sorprende escuchar en directo la traducción de una conversación de chino a español. Incluso hablamos de política, un tema que además de espinoso no es sencillo para un traductor. El resultado es bastante satisfactorio y comprobamos que era excesivo el ruido ambiental del anterior entorno, con música sonando.
En ambas pruebas este periodista usa un auricular y la otra persona el otro. El producto viene con protectores desechables para mantener la higiene. Es la forma más idónea para evitar los sonidos de fondo, pues el micrófono está especialmente adaptado para captar la voz. Algo que es útil si queremos por ejemplo escuchar la traducción de una voz que sale de un altavoz por ejemplo.
La velocidad de la traducción es alta si leemos en pantalla lo que la otra persona dice en el otro idioma. Aunque la conversión del texto a voz es algo más lenta. Hasta que la persona no termina de hablar no se escucha lo que ha dicho. Pero poco a poco, según se charla, uno se decide a dejar el teléfono en el bolsillo y que la conversación fluya con los auriculares.
La calidad de la traducción, como sucede con otros servicios, tiene que mejorar. Aunque para alguien que no tiene un buen nivel de comprensión del inglés, como es este periodista, es importante entender qué está diciendo otra persona en ese idioma, aunque sea de forma aproximada.
La App de Timekettle también puede funcionar sin auriculares, pero se reduce la eficacia.
Se percibe que algunas construcciones gramaticales tienen poco sentido o que algunas palabras no están correctamente traducidas. De hecho, para los estándares de una experta en este campo, como Hernández, los resultados están lejos de lo que puede lograr un intérprete humano.
Esta experta nos alerta de algo importante. Una cosa es la traducción consecutiva, que a su juicio es lo que hacen la tecnologías que ella ha probado, y otra es la traducción simultánea. Esta requiere de una mayor rapidez y hasta el momento solo pueden hacerla profesionales de forma eficaz.
Pero la velocidad de respuesta de estos audífonos de traducción es una innovación importante. El traductor portátil Fluentalk T1 Mini comprobamos que es algo más lento, pero tiene a su favor que no precisa de un teléfono para funcionar.
Fluentalk T1 Mini se puede usar con una tarjeta SIM que permite tener datos en todo el mundo de forma gratuita durante un año (se puede recargar por unos 15 dólares mensuales o 45 por un año). También puede conectarse a redes wi-fi. Su mejor cualidad es su pequeño tamaño y que incorpora una pequeña cámara para traducir textos.
Su uso tiene sentido cuando no queremos agotar la batería del teléfono. Tanto en los auriculares auriculares Timekettle WT2 como en el del traductor Fluentalk T1 Mini se pueden descargar paquetes de idioma para realizar traducciones offiline.
Las granjas de servidores son una pieza clave para la inteligencia artificial y para los servicios online de traducción. 
Seguramente las tecnologías de traducción e interpretación mejorarán mucho en los próximos años. La traductora con la que hemos realizado este test nos explica que gran parte de su trabajo ya consiste en pulir traducciones generadas con IA.
Pero si no queremos esperar, los auriculares Timekettle WT2, – que cuestan 350 euros con un paquete que permite descargar varios idiomas- son interesantes para no sentirnos perdidos en entornos con idiomas desconocidos. Eso sí, es mejor no tener unas expectativas demasiado elevadas. La torre de babel sigue en pie. Aunque la curva de aprendizaje es pequeña, conviene aprender a usar este dispositivo con fluidez para que no nos depare sorpresas desagradables en entornos improvisados. 
Más allá de las capacidades de los productos de Timekettle, parece claro que existe tecnología para interpretar idiomas en tiempo real con precisión. Pero aumentar la calidad de las traducciones y la rapidez depende en gran medida de desplegar una potente infraestructura de servidores. Como ha hecho Microsoft para que Open AI haya podido desplegar ChatGPT. Y eso es caro, muy caro.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here