Internacional
Herzi Halevi, en el centro, jefe del Estado Mayor de las Fuerzas de Defensa Israelíes en Jan Yunis
Alexis Rodríguez-Rata
Belén (Cisjordania). Enviado especial
Tampoco Navidad apunta a dar un respiro en la franja de Gaza.
La guerra “será larga”, insistía este domingo el primer ministro de Israel, Beniamin Netanyahu. Y sobre el terreno, los pasos que toma la ofensiva israelí así lo indican, pese a que el goteo de bajas en sus filas sea diario.
Solo este fin de semana al menos han muerto 15 soldados israelíes (dos más en las últimas horas); 156 desde el inicio de la guerra, según el recuento.
Crudas imágenes de los heridos del bombardeo israelí a un campo de refugiados en Gaza
Pese a ello, las Fuerzas de Defensa de Israel han intensificado en los últimos días sus operaciones en todo el enclave palestino y un nuevo alto el fuego en el corto plazo se cree, hoy por hoy, improbable.
En Israel el debate no está en ese alto el fuego, pese a los reproches que de forma intermitente han podido escucharse de parte de sus familiares.
Sin embargo, en el seno de la comunidad internacional, la situación crítica en la que se encuentra la población civil de Gaza, donde han muerto ya más de 20.000 personas, según informa el Ministerio de Salud gazatí, sí hace que algo se mueva.
Y otra vez se apunta a El Cairo como sede de la negociación.
Impulsado el proceso esta vez por la Yihad Islámica, que combate junto a Hamas en la franja de Gaza, Egipto proponía a última hora del domingo un nuevo alto el fuego de dos semanas a cambio de 40 rehenes.
Israel difunde nuevas imágenes de los túneles de Hamas en el norte de Gaza
Hamas dijo que lo valorará. El premier israelí reiteraba en una nota de prensa, en cambio, casi de inmediato, que “estamos intensificando la guerra en la franja de Gaza y seguiremos luchando hasta la victoria absoluta sobre Hamas; esta es la única manera de devolver a nuestros rehenes: eliminar a Hamas y garantizar que Gaza ya no sea una amenaza para Israel”.
La evolución del mapa de los territorios de Israel y Palestina. 
Según el ejército, 129 de estos rehenes siguen en Gaza. A última hora, relataron que hallaron a cinco muertos en una red de túneles subterráneos. 
Las palabras de Netanyahu no son nuevas. Se repitieron también cuando el miércoles pasado el líder de Hamas, Ismail Haniye, viajó a la capital egipcia con el mismo fin: negociar una nueva tregua. Sin éxito.
La última resolución del Consejo de Seguridad de la ONU, que descartó exigir un alto el fuego para evitar el veto de Estados Unidos y que ha sido criticada ampliamente por insuficiente, sigue la misma senda.
Los testimonios sobre el terreno que recoge la agencia oficial palestina Wafa hablan, así, de incesantes bombardeos en varias regiones de la franja, en particular en Jan Yunis, en el sur, y en Yabalia, en el norte, la zona que días atrás Jerusalén había anunciado que controlaba casi en su totalidad. Se repiten asimismo las denuncias de los organismos internacionales encargados de llevar la ayuda a Gaza por los impedimentos que sigue poniendo Israel para su acceso y distribución.
Edificios destruidos en la franja de Gaza vistos desde el sur de Israel. 
Pero es que controlar la zona norte de la franja se considera un objetivo prioritario para Israel. Y para Netanyahu, que en los últimos días ha visto cómo incluso miles de israelíes salían a las calles y pedían su salida del Gobierno, supone también un paso crítico.
En el país todavía se discute cómo pudo pasar la masacre del 7 de octubre en la frontera con la franja, cómo sus servicios de inteligencia pudieron pasarlo por alto, por qué no se pudo evitar el ataque.
Las dudas aún están ahí. Por ello cumplir con su objetivo de acabar con Hamas y controlar Gaza tiene tintes también de política interna para el primer ministro israelí, pese a que el ejército asegura haber matado a 8.000 combatientes palestinos en la guerra de Gaza, según anunció ayer. Los cerebros de la masacre del pasado 7 de octubre continúan sin ser localizados y la guerra cumple en menos de dos semanas tres meses.
Los números para los gazatíes en las últimas horas, en cambio, no dejan de empeorar. 166 murieron en apenas 24 horas y casi medio millar de personas resultaron heridas debido a los intensos bombardeos.
Israel, además, ha ordenado la evacuación de ocho localidades del centro de la franja y el traslado a la ciudad de Deir al Balah. Aunque en la misma localidad se contabilizan hasta cinco masacres en las últimas 48 horas.
En paralelo, en las últimas semanas se incrementa la tensión en la frontera norte de Israel, que ya vive su momento más tenso desde el 2006.
El ejército israelí atacó el domingo con artillería posiciones del grupo chií Hizbulah en el sur de Líbano en respuesta al lanzamiento de proyectiles desde el otro lado de la frontera. Antes, la aviación israelí había atacado sus bases en varios puntos. Días atrás, los proyectiles impactaron en territorio israelí no habitado. Y las alertas de cohetes se repiten cada día.
Y en el sur, el mar Rojo tampoco da un respiro. A la espera de la coalición internacional que previsiblemente hará frente a los hutíes de Yemen, la escalada de tensión protagonizó también este domingo un nuevo episodio con las acusaciones de fuego cruzado entre los rebeldes chiíes y Estados Unidos contra drones o buques que navegan en la zona.
Eilat, en el extremo sur de Israel y donde están desplazadas víctimas del 7 de octubre, mira también aquí.
El Patriarca Latino de Jerusalén pedía este domingo, en su tradicional camino a pie a Belén, una tregua inmediata porque “la violencia lleva a más violencia”. En Tierra Santa, por ahora nadie atiende a ello.
Al menos 70 personas murieron y decenas resultaron heridas la noche del domingo al lunes, Navidad, en el ataque israelí sobre el campo de refugiados de Al Maghazi, en el centro de la franja de Gaza, informó el Ministerio de Sanidad gazatí. Su responsable también acusó a las tropas de bombardear la carretera principal que une varios campamentos de refugiados en la zona central del enclave «para obstaculizar el acceso de las ambulancias y de la defensa civil a los distintos lugares». Israel que asegura que investigará lo sucedido, confirmó que sus tropas terrestres, aéreas y navales participan en combates conjuntos «en toda la franja de Gaza» y atacaron varios «objetivos terroristas de Hamas». Fuentes médicas del hospital Mártires de Al Aqsa, de referencia en la zona centro, indicaron que algunos cuerpos de las víctimas llegaron fragmentados como resultado de la artillería.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here