Internacional
Almuerzo coloquio con Javier Solana en el Círculo del Liceo 
Gina Tosas
Barcelona
El ex secretario general de la OTAN Javier Solana defiende que toda solución en Oriente Medio pasa por los dos estados para Israel y Palestina. Sin embargo, el también antiguo jefe de la diplomacia europea ve “muy difícil” que se llegue a ese escenario con Beniamín Netanyahu como primer ministro de Israel, porque “está haciendo todo lo posible” para impedirlo. “Yo preferiría que el pueblo israelí decidiera cambiar de gobernante”, admitió Solana ayer en Barcelona, donde participó en un coloquio en el Círculo del Liceu organizado conjuntamente con el International Relations Forum y presentado por Xavier Mas de Xaxàs, periodista de La Vanguardia.
Para Solana, presidente de EsadeGeo, es mejor que Israel tenga como vecino a un estado, aunque a ojos de Israel este sea un estado terrorista, que tener que tratar con un grupo terrorista. Y, además, remarcó que si “Israel tiene que matar a todo un pueblo para acabar con ese grupo terrorista, la comunidad internacional no se lo va a permitir”. 
El exministro socialista cree que la guerra de Israel en Gaza podrá acabarse “con mucho cariño, cuidado y horas de negociación”. Tono desenfadado aparte, Solana consideró que para que ambas partes se sienten a dialogar hay que reforzar a la Autoridad Nacional Palestina que, a su juicio, “está muy desmoralizada, sin un líder fuerte y sin esperanzas de que pueda haber un futuro para el pueblo palestino”. Mientras que “el que impone [es decir, Israel] debe aceptar que no puede imponerlo todo y tiene que rebajar su posición” de dominio. “Seguir haciendo asentamientos es un disparate objetivo”, enfatizó. Al menos 700.000 colonos viven en la ocupada Cisjordania y en Jerusalén Este con autorización del gobierno israelí.
Solana ­–testigo de todos los acuerdos de paz entre Israel y Palestina y de la cumbre de Madrid en 1991, que “reunió por primera vez” a las dos partes– subrayó que “Israel ha fallado” a todos los tratados, pero admitió que Occidente también ha fracasado en su obligación de hacerlos cumplir.
Más allá de Oriente Medio, el hombre que dirigió la Alianza Atlántica mientras Bill Clinton gobernaba Estados Unidos, reconoció que hay “una gran preocupación” ante una posible victoria de Donald Trump en noviembre. “No será bueno para el mundo”, advirtió y, en concreto, para la guerra de Ucrania, sobre la que el expresidente ha dicho que “él es capaz de resolverla en 24 horas, esto quiere decir que va a pactar con Vladímir Putin”, resaltó Solana, autor de Testigo de un tiempo incierto (Espasa, 2023).
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here