EL NUEVO DIARIO, NEW YORK.- «Tiene un problema grave de formación, de educación y personalidad», dijo el entrenador Gustavo Quinteros al definir a la joya de Colo Colo, Jhordy Thompson, quien a los 19 años también es conocido en Chile por golpear a su pareja.

Hace 44 días, el 15 de noviembre, Thompson salió de una cárcel en Santiago, donde cumplía una medida cautelar de prisión preventiva, para pasar a un régimen de arresto domiciliario tras ser imputado por feminicidio frustrado, lesiones y desacato.

«Quisimos ayudarlo en todo momento, reinsertarlo en la sociedad, como buena persona, sin esos errores», explicó con frustración el entrenador argentino nacionalizado boliviano.

«Tengo una pena enorme, mucha angustia. Es un pibe que se ha portado bien con el club», añadió, como si tuviera una terrible premonición, el técnico Quinteros, a quien los dirigentes de Colo Colo le anunciaron hace 14 días que no le renovarán el contrato, a pesar de promover la conquista de cuatro títulos en tres temporadas.

¿Falta contundencia?

Thompson cumplió apenas 10 de los 45 días de prisión preventiva que recibió por atacar con brutalidad el 5 de noviembre a su pareja, Camila Sepúlveda, al parecer bajo los efectos del alcohol.

Camila Sepúlveda, quien dice estar decidida a llevar a juicio al futbolista, recibe amenazas e insultos y, sin quererlo, ahora se siente luchando contra un sistema que parece laxo cuanto más mediático resulta ser el agresor.

Esto porque, pese a las graves pruebas aportadas, Thompson negocia su salida del país para fichar en enero por el club ruso Oremburg, una negociación que le dejaría jugosos dividendos a Colo Colo.

Son muchos los escándalos que salpican a conocidos deportistas.

Sin embargo, muchos denunciados han sido liberados de cargos. O han llegado a un acuerdo salvador con sus compañeras o exparejas.

Por contra, muchas víctimas dispuestas a llegar hasta las últimas consecuencias advierten que las medidas tibias frente a los agresores o el sospechoso ‘silencio corporativo’ contrastan con el rigor ejemplar contra otras expresiones deleznables, como el racismo o la xenofobia.

De Miles Bridges a Rajon Rondo

El deporte de Estados Unidos ha sido marcado por distintos casos de violencia contra la mujer en los últimos años.

El más reciente es el que involucra al baloncetista Miles Bridges, de los Charlotte Hornets, quien tiene un proceso judicial pendiente por violar el año pasado una orden de protección al agredir a su novia con sus dos hijos presentes en la ciudad de Los Ángeles.

Al alero le fue recientemente negado el acceso a Canadá, donde su equipo se midió con los Toronto Raptors, mientras se espera la evolución del caso.

Un comentado caso de violencia doméstica protagonizó hace casi un año el base Rajon Rondo, dos veces campeón de la NBA, quien fue acusado por su expareja de amenazarla con una pistola y de maltratar física y verbalmente a sus dos hijos.

El jugador recibió inicialmente una orden de alejamiento, pero un tribunal de Louisville (Kentucky) anuló esta medida en junio de 2022 tras un acuerdo con su expareja.

Los malos golpes del golfista Ángel Cabrera

El ganador del US Open de 2007 y del Masters 2009 recibió libertad condicional el 4 de agosto tras cumplir 30 meses de una condena múltiple por agredir a tres mujeres.

En 2016 golpeó a su exesposa Silva Rivadero. Cinco años después recibió la primera condena a dos años de prisión por atacar a su expareja Cecilia Torres.

En noviembre de 2022 el segundo golfista argentino y latinoamericano que ganó un ‘major’, fue condenado a dos años por atacar a su compañera Micaela Escudero.

El 15 de diciembre el cordobés, de 54 años, volvió a los campos de golf para participar en el Abierto del Litoral, de la ciudad argentina de Rosario.

Fuera de lugar de Renato Ibarra y ‘out’ de Julio Urías

Uno de los casos de violencia contra la mujer que estremeció al deporte mexicano lo protagonizó el centrocampista ecuatoriano Renato Ibarra en 2020, cuando jugaba con América.

Por agredir a su esposa, Lucely Chalá, la Fiscalía General le imputó los cargos de tentativa de feminicidio y aborto.

Ibarra estuvo detenido 48 horas y luego fue trasladado a un reclusorio, que abandonó luego de que Chalá lo perdonó a cambio de un apartamento, el pago de la manutención de su hijo y la promesa del jugador de tomar un curso para prevenir la violencia en el hogar.

Considerado el mejor lanzador mexicano en las Grandes Ligas de béisbol, en septiembre de este año Urías fue detenido en Los Ángeles, donde jugaba con los Dodgers, por cargos de violencia doméstica.

Fue liberado tras pagar una fianza por 50.000 dólares, pero fue suspendido y quedó fuera de la temporada.

Urías, campeón de la Serie Mundial con los Dodgers en 2020, ya tenía un antecedente de violencia al empujar a una mujer durante una discusión un año antes.

La entrada ¿Son tibias las consecuencias de la violencia de los deportistas contra las mujeres? se publicó primero en El Nuevo Diario (República Dominicana).

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here