Economía
Sede de BlackRock en Nueva York 
Pilar Blázquez
Madrid
BlackRock es la gestora más grande del mundo con más de 10 billones de dólares en gestión de activos en todo el planeta, según la información presentada ayer al mercado. España no es una excepción. Según los datos del regulador de los mercados financieros español, la CNMV, a finales de septiembre esta gestora declaraba participaciones superiores al 3% en la mitad de las compañías del Ibex 35. En nueve de ellas, la participación está por encima del 5%.
Dos son los sectores en los que manda con especial relevancia este gigante mundial: el financiero y el energético.
BlackRock es el primer accionista de Banco Santander, con un 5,08% de su capital, según los datos que publicaba ayer la CNMV. También lo es de BBVA, con un 5,4%, y de Banco Sabadell, donde posee un 3,3%. Cuando se complete la operación de compra de GIP y si permanece en el capital de Naturgy, también será rey y señor entre los pesos pesados del estratégico sector de la energía.
En la actualidad ya es el primer accionista de Repsol, con el 5,3% de su capital, el segundo en Iberdrola, donde posee el 5,2% y el tercero en las compañías propietarias de las infraestructuras energéticas. Cuenta con el 4,042% de Enagás y con el 4,5% de Redeia.
Fuera de estos sectores,destaca su participación del 5% en Amadeus, la compañía líder en gestión de reservas turísticas, donde es el segundo accionista.
Un dominio que, hasta ahora, nunca ha sido cuestionado, ya que a BlackRock se le atribuye un papel de inversor financiero sin ánimo de intervenir en la gestión diaria de la compañías.
Entre sus intenciones declaradas está la defensa del medio ambiente, lo que le ha llevado a recibir duras críticas en Estados Unidos, sobre todo desde las filas republicanas, que le acusan de practicar woke capitalism al haberse sumado a la defensa del medio ambiente y obligar a las empresas en las que participa a cumplir los cada vez más exigentes requisitos de las normas de responsabilidad corporativa medioambiental.
En las energéticas españolas no se encontrará con esas reticencias, pero está por ver si en esa nueva estrategia de crecer más fuera de EE.UU. que presentó ayer la compañía no se encuentra con las reticencias de los gobiernos, cada vez más reacios a que capitales internacionales tomen posiciones de peso en empresas estratégicas. ¿O esas reticencias serán solo si los capitales llegan de Oriente y no de Occidente?
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here