Tecnología
La demanda busca demostrar una relación laboral entre Jota y Youtube
La Vanguardia
El youtuber español Jota se ha convertido en el primer creador de contenido en todo el mundo que lleva a los tribunales a Google por un presunto caso de despido improcedente. La demanda se dirige a Google España, por lo que el demandante califica de despido injustificado, lo que implicaría que él considera su actividad en YouTube un trabajo por cuenta ajena para la unidad española de Alphabet Inc (GOOGL.O). El caso podría sentar un precedente para los derechos laborales de los creadores de contenidos, según el sindicato español UGT, que apoya al demandante.
La demanda busca demostrar una relación laboral entre Jota, que mantiene un canal de vídeos de sátira política y YouTube. Según su representante legal, cabe considera que el demandante trabajaba como falso autónomo para Alphabet porque prestaba regularmente sus servicios y recibía una remuneración derivada de los ingresos publicitarios.
Google España bloqueó el canal de YouTube de Jota ‘Último Bastión‘ para que no obtuviera ingresos publicitarios el pasado mes de agosto. El youtuber denuncia que la empresa retiró dinero que ya estaba en su cuenta de pagos de YouTube.
«Consideramos que esto es una ruptura de la relación laboral», manifiesta a Reuters su abogado Bernardo García. El letrado asegura que han pedido al tribunal que califique como «injustificada» la relación laboral de Jota y YouTube y su despido efectivo.
La primera vista del juicio se ha fechado para el 26 de junio
El canal de Jota incluye videos de sátira política que generalmente utilizan transmisiones de canales oficiales como el Parlamento y los plenos municipales de ayuntamientos de toda España. Su modus operandi consiste en agregar subtítulos y efectos especiales para respaldar sus puntos de vista. Ni su abogado ni UGT han querido establecer una relación directa entre el tipo de contenidos del canal de su representado y la decisión de Google de recortar los ingresos publicitarios de su canal.
Google, por su parte, arguye que los creadores de contenido no son sus empleados y que en este caso particular el canal de Jota no cumplió con las políticas de monetización de YouTube.
«Estamos profundamente comprometidos con el éxito de los creadores, por eso compartimos la mayoría de los ingresos con ellos. Recopilamos muchos comentarios cuando nos reunimos con cientos de creadores cada año. Sin embargo, contrariamente a lo que se afirma, no son empleados de YouTube por la naturaleza de su relación con nuestra compañía», dijo Google España en un comunicado enviado por correo electrónico.
La primera vista del juicio se ha fechado para el 26 de junio del próximo año en un juzgado de Madrid.
España se convirtió en pionera en Europa en los derechos de los trabajadores de la economía colaborativa cuando obligó a las empresas de reparto de alimentos a contratar a sus repartidores como personal en 2021.
La UGT insiste en su compromiso por la luchar contra el falso autoempleo y las condiciones laborales precarias que, según afirma, los gigantes tecnológicos buscan imponer.
El portavoz de UGT, Eduardo Magaldi, dijo que la economía colaborativa puede ser algo nuevo, pero los conceptos detrás de ella son los mismos. «Unos controlan la plataforma o los medios de producción y otros son los que ofrecen su trabajo, de una forma u otra, desde un lugar de trabajo o desde sus casas. Publicando algo (en Internet) o produciendo a mano», dijo.
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here