Internacional
Putin, durante el mensaje de Fin de Año 
Reuters
Kyiv/Moscú
Notable contraste entre los respectivos mensajes de Fin de Año de los presidentes de Ucrania, Volodimir Zelenski, y de Russia, Vladimir Putin, mientras ambos países siguen enquistados en una guerra sin grandes avances en los últimos meses. Si el presidente ucraniano dedicó casi exclusivamente su alocución al conflicto, Putin se limitó Zelenskiy, honró la resistencia de su pueblo en tiempos de derramamiento de sangre en un largo y lírico discurso de Año Nuevo, mientras que el líder ruso Vladimir Putin enfatizó la unidad de su país en un mensaje breve y severo que sólo hizo referencia pasajera a la guerra.
Los discursos tienen lugar cuando ambos países marcaron el final del año con un aumento de los ataques aéreos en los territorios del otro. Pero ninguna de las partes puede señalar logros importantes en primera línea en 2023. «El principal logro del año: Ucrania se ha vuelto más fuerte», subrayó Zelenski en un discurso televisado intercalado con imágenes de ciudades atacadas y reuniones con líderes de los aliados occidentales de Ucrania.
Al mencionar la «guerra» 14 veces en su mensaje de 20 minutos, Zelenski también prometió, al igual que hace un año, que prevalecería una Ucrania libre. «No importa cuántos cohetes lance el enemigo, no importa cuántos bombardeos y ataques —viles, despiadados, masivos— lleve a cabo el enemigo en un intento de doblegar a los ucranianos, intimidarlos, derribar a Ucrania, llevarla a la clandestinidad, aun así nos levantaremos», dijo, vestido con su característico traje militar caqui.
Esta fotografía del pasado día 29 muestra al presidente ucraniano Volodimir Zelenski grabando un discurso en video frente a un cartel en la ciudad de Avdiivka, región de Donetsk
Las palabras de Putin, que se enfrenta a elecciones en marzo, contrastaron marcadamente con las de Zelenski e incluso también con su propio discurso del año pasado, cuando presentó la guerra como una lucha casi existencial.
Este año, llamó a los soldados rusos «nuestros héroes», pero no mencionó a Ucrania por su nombre ni se refirió a la «operación militar especial», su término para la guerra que desató su invasión en febrero de 2022.
«Hemos demostrado más de una vez que podemos resolver los problemas más difíciles y que nunca retrocederemos, porque no hay fuerza que pueda dividirnos», dijo Putin en un discurso de cuatro minutos, vestido con traje y corbata roja, frente a un telón de fondo de las murallas del Kremlin. «Somos un país, una gran familia», concluyó.
La guerra, el conflicto más mortífero en Europa desde la Segunda Guerra Mundial, se acerca a su segundo aniversario y no se vislumbra un final. Miles de personas han muerto, millones de ucranianos han sido desplazados e innumerables ciudades han quedado reducidas a escombros.
Ni Putin ni Zelenski se refirieron a la línea del frente de 1.000 kilómetros (600 millas) donde la contraofensiva de Kyiv tuvo poco éxito y donde Moscú ha estado avanzando con su más reciente pero lenta ofensiva a lo largo del flanco oriental con el objetivo de tomar el control de más territorio ucraniano.
Y mientras Zelenski habló de aproximadamente 6.000 alertas de ataques aéreos en Ucrania durante el año pasado, Putin no mencionó ningún ataque, ni siquiera un ataque que Rusia dice que Ucrania llevó a cabo en Belgorod en los últimos días, matando al menos a 24 civiles.
Ambos hablaron de la fuerza de sus países y sus pueblos: Putin dijo que el futuro esfuerzo común fortalecerá a Rusia y su pueblo y Zelenski dijo que la guerra ya había demostrado la fuerza de los ucranianos. «Y al igual que el pasado 31 de diciembre, hoy decimos: ‘No sabemos con certeza qué nos deparará el Año Nuevo'», dijo Zelenski. «Pero este año podemos añadir: ‘No importa lo que traiga, seremos más fuertes'».
© La Vanguardia Ediciones, SLU Todos los derechos reservados.

source

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here